Acostumbrados a seguir queriendo

CulturaSociedad

El 1 de noviembre se celebró el ‘Día de los muertos’ en el cementerio más grande de toda Sudamérica: Virgen de Lourdes. El panteón, situado en Villa María del Triunfo, recibió muchos visitantes nacionales y extranjeros que llegaron al lugar para conmemorar a sus difuntos.

Acostumbrados a seguir queriendo

Redacción: Mishell Salazar

En el recinto se escuchaban canciones típicas que le daban el tono alegre a la celebración. Una familia arequipeña, basándose en sus costumbres, rondaba los nichos de sus parientes con arpa en mano y vociferando un melodioso canto sureño. Por otro lado, un grupo musical se recursea hace más de 30 años de nicho en nicho. “Tres canciones por diez soles y escoges los temas que desees”, dice Justo Estacio Huamán, integrante de la orquesta ‘Juventud Chalhuanquina’.

Severino Mamani dejó a ocho hijos hace más de un año. En esta fecha, sus familiares adornaron el toldo ubicado al frente de su tumba con wawas, frutas y fotos del difunto. “Lo hacemos en agradecimiento al padre que nos dio la vida”, dijo el menor de sus hijos, Guillermo Mamani. Metros más adelante, los descendientes de “El abuelo Marcos Gómez” compartían un brindis en honor al fallecido en el día de los muertos.

En la ‘Cruz Mayor’, ubicada en la entrada del cementerio, muchas personas velaban a sus seres queridos que no estaban enterrados en el panteón. Entre ellos, el arequipeño Martín Janco visitó el velatorio por quinto año consecutivo, ya que no puede regresar a su ciudad para commemorar a sus antepasados debido a motivos laborales.

En equipos de cinco personas, el serenazgo de Villa María del Triunfo resguardó la seguridad al distribuirse en cada zona del lugar. De esa forma, las familias recordaron a sus ángeles sin inconvenientes.

 

Entérate más de este día en el siguiente enlace.