Belleza sin bisturí, procesos cosméticos en tendencia

SaludTendencias

Todo lo que debes saber sobre los tratamientos no invasivos que modifican el cuerpo sin pasar por el quirófano.

Escribe: Brenda Medina y Lourdes Razuri 

Foto: Unsplash / Huha Inc.

La demanda por procesos cosméticos en el Perú ha crecido exponencialmente los últimos años. Algunos de las cirugías más solicitadas son intervenciones complicadas, como la liposucción o la rinoplastía. Pero estas requieren gran inversión monetaria y tiempo de recuperación, ahuyentando a mucho interesados. Por ese motivo, diversos centros de estética han comenzado a ofrecer tratamientos no invasivos en su carta de servicios.

Estos “tweakments”, como también se les llama, recurren al uso de altas tecnologías para alterar el cuerpo, sin necesidad de una operación. En este video te explicamos algunos de los tratamientos en el cuerpo. Para conocer las últimas tendencias de procesos en el rostro, puedes entrar a esta nota.

Sin anestesia

Aunque muchos de estos procesos son mínimamente invasivos, eso no significa que dejen de implicar un riesgo. El Dr. Osvino Maraví, cirujano plástico, explica que la mayoría de los problemas se dan porque, debido a la simpleza del tratamiento, muchos pacientes asumen que no es necesario ser estrictos con el cuidado inmediato.

La principal complicación suele ser la aparición de cicatrices o manchas oscuras en las áreas afectadas. Para evitarlas, es recomendable no utilizar maquillaje o lociones los primeros días de recuperación. También se aconseja evitar la exposición al sol y el contacto con agua de mar, piscina o áreas de mucha tierra.

Otros peligros se pueden atribuir a la falta de preparación de quién lo practica. Es importante asegurarse que la persona encargada de administrar el procedimiento cumpla con todos los estándares y certificaciones que lo avalen. Los principales riesgos se presentan con el uso inadecuado de fillers, que puede generar alergia o desfiguramiento, y el botox, que puede dañar irreparablemente el músculo.

via GIPHY

Por otro lado, si hay algún problema psicológico subyacente, se puede caer en una adicción a la modificación corporal. Este riesgo es mayor en los procesos no quirúrgicos ya que muchos tienen resultados temporales y requieren retoques regulares. Para evitarlo, lo ideal es que el paciente pase una exhaustiva evaluación del médico o practicante a cargo, que indique la verdadera necesidad del tratamiento.

Encuentra otros consejos en la siguiente infografía.