¿Cuál es el futuro de los dispositivos Huawei?

Periodismo

La empresa china se ve envuelta en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Android es el sistema operativo más usado en el Perú. Foto: Andina

Escribe: Aldo Vicuña

El gigante tecnológico chino recibió una dura noticia por parte de Google al impedirles el uso de algunas actualizaciones en el sistema operativo Android. De esta manera todos los teléfonos Huawei perderán el acceso a las aplicaciones de la empresa estadounidense como Google Maps, YouTube o Gmail. El veto se da en el marco en que la administración comercial del presidente Trump, quien añadió a la marca china a una lista de compañías que no pueden negociar con empresas americanas a excepción que cuenten con una licencia especial. Según el mandatario este tipo de servicios de firmas de telecomunicaciones extranjeras “ponen el peligro de la seguridad del país”.

Retraso de la imposición

Este lunes Estados Unidos mediante el Departamento de Comercio levantó la medida impuesta el 15 de mayo por 3 meses con el fin de que los clientes de la empresa china se vean lo menos afectados posibles. Es así como Huawei podrá por este periodo mantener sus redes de abastecimiento y ofrecer las diferentes actualizaciones de software en los dispositivos.

Futuro incierto

Los usuarios quedan con la incertidumbre sobre qué servicios de Google serán restringidos y cuándo. Según Reuters las aplicaciones que se actualizan mediante Google Play seguirán actualizándose. Contrario es el panorama del sistema operativo Android que lo hace mediante el propio dispositivo y puede que la nueva versión del sistema operativo Android OS no esté disponible para los celulares y tablets Huawei a lanzarse a finales de este año.

El presidente ejecutivo de huawei, Ren Zhengfei, mencionó: “Ya nos hemos estado preparando para esto”.

Desde Huawei señalan que seguirán ofreciendo actualizaciones y diferentes tipos de servicios a sus teléfonos ya vendidos. No se descarta que la firma china dedique sus fondos y conocimientos tecnológicos a la creación de su propio sistema operativo con el objetivo de competir o superar a Android.

Desde Pekín el Ministerio de Exteriores emitió un comunicado que “ayudará a las compañías chinas a defender sus legítimos derechos a través de mecanismos legales”.