Digitalización de los servicios de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (SUNARP) durante el Estado de Emergencia por COVID-19

EconomíaTecnología

Por el momento, las actividades presenciales en SUNARP solo están habilitadas para los registradores públicos. Foto: Andina.

Entre las medidas dispuestas correspondientes al Estado de Emergencia para mantener el distanciamiento social, muchas empresas han optado por el teletrabajo para mantener sus actividades laborales activas; sin embargo, si bien la SUNARP está aplicando el teletrabajo para algunos de sus trabajadores, otros de los registradores se encuentran actualmente trabajando presencialmente con las herramientas brindadas por el gobierno.

Escribe: Martín Reyes

El pasado 23 de mayo, SUNARP publicó su plan de reactivación de actividades laborales de la mano con varias disposiciones para seguir las normas correspondientes al Estado de Emergencia nacional. Cuatro días después, el 27 de mayo, empezaron las actividades presenciales dentro de las oficinas registrales. No obstante, según Resolución Ministerial N° 103-2020-PCM, se aclara que es necesario seguir con los lineamientos sanitarios establecidos para prevenir la propagación del coronavirus y de tal manera proteger a los trabajadores públicos.

Además, para prevenir el contagio, es pertinente mencionar que gran parte del desarrollo de labores en SUNARP constaba de una cantidad significativa de papeleos. Si bien la labor de los notarios públicos exigía que la seguridad jurídica que la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos brinda a través de los servicios de inscripción y publicidad sea lo más segura y eficaz, para ello era necesario movilizar las actividades y el papeleo hacia las nuevas plataformas digitales. De tal manera, no solo se han adaptado las empresas de forma tal que el teletrabajo les permite trabajar desde sus hogares, sino que en este caso es una forma de ahorrar en papel y digitalizar su labor.

En ese sentido, el Estado inició un proceso permanente de modernización para las labores que desempeñan los registradores públicos de SUNARP.

“Es una medida que el Estado está aplicando para que las notarías ya no tengan que hacer un papeleo que ponga en riesgo de contagio a los registradores. De esta forma, el personal notarial solo escanea los trámites y los envían a nuestros servidores”, menciona Sara Muñoz, jefa de la Oficina Registral del Callao.

Con ello, las actividades de las entidades del Sector Público reiniciarán sus labores en un 40% de su capacidad durante esta nueva etapa que busca afrontar la pandemia por coronavirus en el Perú priorizando a futuro la posibilidad de efectuar con éxito el trabajo remoto.