Don Quijote y su manchita de Puente Piedra

CulturaEducación

Texto y video: Paula Pérez.

Desde un pequeño barrio en Puente Piedra se busca revalorizar la cultura, el arte y la lectura creando vínculo con los niños a través del Proyecto Quijote Para La Vida.

Por los hijos
Una de las razones que motivó a Eddy Ramos y a Lis Pérez a crear este proyecto fueron sus hijos. Ellos pensaron en una biblioteca a la que sus hijos pudieran tener acceso y compartir con otros niños.
A ejercitarse
Para el Proyecto Quijote por la vida es muy importante promover la actividad física, por ello entre sus talleres incluye la gimnasia.
Conservatorio
En coordinación con diversas instituciones la biblioteca Don Quijote y Su Manchita realizó el pasado 17 de marzo el Primer conservatorio sobre la situación política, social y cultural del Peru.
En escena
Cada cierto tiempo los niños ofrecen al público presentaciones de danza y teatro.
Internaconales
El proyecto ha empezado a crear vínculo con empresas de intercambio internacionales para que, cuando los niños cumplan la mayoría de edad, puedan ser parte de este programa.
Crece la familia
Cada vez más niños del barrio Santa Rosa son parte de este proyecto. En la temporada de verano llegan a asistir hasta 150 niños.
Musicales
Para el taller de música el proyecto cuenta con diversos instrumentos puestos al servicio de los niños.

Fotografías: Archivo Eddy Ramos.

En una sociedad como la nuestra en la que los libros y la lectura no encabezan la lista de prioridades, Eddie Ramos y Lis Pérez luchan por que un grupo de niños del barrio Santa Rosa se enamore de la literatura. Desde hace 10 años esta pareja lleva delante el Proyecto Quijote por la Vida, proyecto que a través del arte y la cultura pretende sembrar en los más jóvenes el habito de lectura. “La idea es que, con esta iniciativa, estos niños se desarrollen como líderes, como personas críticas y como ciudadanos, ese es el objetivo final”, remarca Eddy Ramos.

La jornada 

A las 7:30 am alrededor de 100 niños, entusiasmados por fortalecer su relación con la cultura, se aproximan al recinto ubicado en el Jirón Ayacucho 140 del barrio Santa Rosa en Puente Piedra. Las 4 horas siguientes las dedican a realizar distintas actividades entre música, gimnasia, teatro, lectura y otros. “Toda esta diversidad de arte hace que los niños estén concentrados, visiten la biblioteca y desarrollen más el hábito de lectura”, explica Ramos.

Con su trayectoria, el proyecto ha logrado ganarse la confianza tanto de las instituciones como de los padres de la zona. De la misma manera, ha conseguido pintar de un color alegre la vida de muchos niños, quienes a su corta edad atraviesan problemas, mayormente de carácter familiar o económico. “Yo creo que para esto (problemas de los niños) lo que se puede hacer es trabajar con ellos y enamorarlos con el arte, de modo que cualquier cosa que pase en la casa, aquí es otro ambiente donde ellos pueden venir a refugiarse”, añade Aurelio Coppola, profesor de música en el proyecto.

Barrio Quijote

Eddy Ramos y su esposa han dedicado su tiempo, su dinero y su casa a Proyecto Quijote Para La Vida. Durante 10 años este ha salido adelante gracias al aporte que brindan los padres de cada niño a cambio de los talleres. De la misma manera, también han recibido donaciones de personas que se solidarizaron con la iniciativa y de organizaciones como el Grupo Audiovisual Chaski, la Brigada Muralista, Acción Poética y otras. Así mismo, los Ministerios de Educación y Cultura, a través de distintos concursos a los que el proyecto aplicó, también han contribuido económicamente con este propósito.

El trabajo de Proyectos Quijote Para la Vida ha tenido diversos logros como el premio del Concurso de Cultura Viva, ganadores del Concurso Internacional Quijote Comunitaria  y el reconocimiento de la comunidad DEVIDA como una alternativa para niños y adolescentes en la construcción de una comunidad artística cultural alejado de las drogas y la delincuencia. El éxito más reciente es el financiamiento de un café cultural “Sonamos como el Quijote”, que se obtuvo como premio del concurso “Emprendedores e Innovadores” de Stard Up Perú en el que resultaron ganadores.