El bono para vivir

Sociedad

Foto: Andina.pe

El gobierno peruano decidió brindar subsidios para las personas más necesitadas del país tras la declaración del aislamiento social obligatorio, pero ¿la manera en que fue entregado fue la correcta? ¿es el monto entregado el suficiente?

Escribe: Sandra Zambrano

Sin duda con el paso del tiempo son más las personas que se encuentran disgustadas con la actuación del gobierno en la cuarentena. Una de la decisiones más polémicas y criticadas por parte del Estado es el reparto de los bonos. Para ver el otro lado de la moneda, conversamos con las personas afectadas, las que realmente necesitan el dinero para vivir.

Yojana Pacherre es la cabeza de su hogar de 4 personas. Ella recibió el bono “Yo me quedo en casa” en 2 partes de 380 soles cada uno. Se enteró que sería acreedora al ingresar sus datos en la página web brindada por el gobierno, días después le brindaron la dirección y fecha que debía acercarse para el recojo. Al llegar el día de entrega, esperó por 3 horas y media en cola para poder ser atendida. “La verdad tenía miedo de contagiarme porque había muchísima gente y todos estábamos pegados porque nadie quería que se ‘colen’, si dejábamos espacio la gente se metía. Fue un caos, pero teníamos que esperar, no tenía otra opción” recuerda.

¿Era necesario exponer a tantas personas para recibir el subsidio? Pues hay que recordar que muchas personas en el Perú no utilizan cuentas bancarias, por lo cual era indispensable la entrega del dinero de forma presencial. Para el economista Carlos Anderson el grado de bancarización en el país es mínimo, más aún en el mundo de la informalidad. “Uno tiene que plantear políticas públicas que tengan sentido para la realidad del país”, sostuvo. Sin embargo, este hecho no suprime el desorden que se pudo haber evitado si es que se hubiera organizado con mayor detenimiento la entrega de los bonos.

Según la data del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, actualizada hasta el día 30 de junio del 2020, el bono “Yo me quedo en Casa” beneficiaria a 2,698,271 hogares que se encuentran en situación de pobreza y pobreza extrema. Esta cifra es el 67.50% del total de hogares, de los cuales 29.9% ya han cobrado y 2.8% aún no. Luego del primer subsidio ya mencionado, fueron entregados otros 3 más los cuales son: El bono Universal, Rural y Familiar, los cuales van dirigidos para diferentes tipos de población en vulnerabilidad. Para más información sobre las cifras de los bonos entregados por el gobierno y hacia qué público van dirigidos, puedes ingresar al siguiente link: https://bonos.servicios.gob.pe/

¿Alcanza 760 soles para ya casi 3 meses de cuarentena que han pasado? En el caso de Yojana, 380 soles le alcanzó para 4 semanas de comida intercalada para toda su familia. “Si tomamos un buen desayuno ya no cenamos, pero el almuerzo nunca lo toco”. Con su respuesta es casi inevitable sorprenderse, sin embargo, sus esfuerzos no fueron suficientes, ya que el dinero no cubrió con la cantidad de días que pasaron hasta recibir la segunda parte del subsidio. “Fue una semana dura, mi familia me ayudó dándome algunos víveres, pero de todas maneras me sentía mal de estar pidiendo, fueron pocos días es lo bueno, ajustamos aún más la comida” comentó ella. Este caso se repite en miles de hogares peruanos, la difícil situación fuerza a las personas a salir a trabajar para poder alimentar a su familia, que en su mayoría son de muchos integrantes.

Con relación a los víveres que pudo comprar con el dinero, fueron “cosas básicas y baratas”. Después de todo no pueden darse el lujo de comprar carnes todos los días, pero no hay nada que los cereales no solucionen, en su parecer. “El estómago es fácil de engañar, basta con menestras, arroz, huevos, fideos, aceite y un poco de pollo”. Con su respuesta, queda claro que la palabra “básico”, puede cambiar según la realidad que se encuentra cada persona.