El chiquillo Jaime Duarte

DeportesFútbol

Redacción: Diego Morales

Sólo un jugador ha jugado más partidos en Alianza que él. Ha sido ganador de la Copa América, Mundialista, y torneos de Primera y Segunda División. Él es Jaime Duarte.

Jaime Duarte, lateral aliancista campeón en 1975, 1977 y 1978. Foto: El Bocón

 

En la tercera semana de enero de 1979, Alianza Lima campeonaba el Torneo Descentralizado de 1978. Anteriormente, las competiciones futbolísticas en el país solían comenzar un año y terminar al siguiente, debido a la mala – también actual- gestión de los dirigentes al momento de planificar el calendario de los partidos. Por consecuencia, las últimas tres jornadas de dicha competición se jugaron las primeras semanas del año que acababa de iniciar.

En la tercera semana de enero de 1979, Alianza Lima campeonaba el Torneo Descentralizado de 1978 y obtenía el bicampeonato. El equipo aliancista consiguió ganar por segunda vez consecutiva el campeonato nacional, convirtiéndose con Universitario de Deportes, en ese entonces, como los únicos clubes en coronarse de manera seguida en un campeonato, desde 1951 cuando el fútbol se profesionalizó en el Perú.

En la tercera semana de enero de 1979, Alianza Lima campeonaba el Torneo Descentralizado de 1978 y obtenía el bicampeonato ganándole dos a cero a Atlético Chalaco. Los “íntimos” dirigidos por el uruguayo Juan Eduardo Hohberg –mundialista y semifinalista  con la selección charrúa como futbolista y entrenador- terminaba en la primera posición con 54 puntos, dos más que Universitario y Sporting Cristal.

En la tercera semana de enero de 1979, Alianza Lima campeonaba el Torneo Descentralizado de 1978 y obtenía el bicampeonato ganándole dos a cero a Atlético Chalaco, con goles de Jaime Duarte y Teófilo Cubillas. La victoria que le dio el título a los “grones” se dio gracias al “Chiquillo” –apodo de Jaime Duarte- y “el Nene” –apodo de Teófilo Cubillas-, quienes anotaron y se asistieron para vencer la valla de Francisco Ponce, arquero de Atlético Chalaco.

En la tercera semana de enero de 1979, Alianza Lima campeonaba el Torneo Descentralizado de 1978 y obtenía el bicampeonato ganándole dos a cero a Atlético Chalaco, con goles de Jaime Duarte y Teófilo Cubillas y convirtiéndose en el tercer trofeo ganado por los de La Victoria en cuatro años. Los victorianos previamente obtuvieron los títulos de 1975, 1997 y el reciente. Sólo siete jugadores formaron parte del equipo que levantaron las tres copas: el arquero José Gonzáles Ganoza; los defensas Salvador Salguero, Julio Ramírez y Jaime Duarte; y los mediocampistas Francisco Esquivel, José Velásquez y César Cueto.

Fue ese partido contra Atlético Chalaco, el último que jugó con la camiseta blanquiazul.

 

  • – ¿Por qué cree que aún los hinchas recuerdan ese campeonato de 1978? –pregunto a Jaime Duarte.
  • Porque brindábamos espectáculo en la cancha. Recuerdo que teníamos un buen equipo y la calidad de los jugadores que lo integraban era de un alto nivel. Mira, te voy a poner un ejemplo que va a servir de respuesta. Yo tengo muchos amigos que son fanáticos de la U y en esos años cuando había un partido de Alianza y coincidían con el de la U, mis amistades en vez de ir a ver jugar a su equipo, venían a Matute para vernos. Eso me lo han confesado muchos. Me decían: “yo no podía dejar pasar la oportunidad de ir a ver ese espectáculo”. La gente lo recuerda, por la calidad de jugadores que había. Realmente ver jugar a ese equipo era un espectáculo. –finaliza el ex jugador.

 

Video: DeChalaca

Es viernes y son las nueve de la mañana. Lima todavía se encuentra en las postrimerías del otoño o en los albores del invierno y el frío es imponente. Duarte vestido con una casaca que lleva estampado el escudo de Alianza Lima y que es tan larga que lo abriga desde el cuello hasta las rodillas, me recibe con un saludo en el estadio Alejandro Villanueva.  Luego de estrecharme la mano, pide que lo espere sentado en unas bancas, que se encuentran al ras de la cancha donde entrenan centenares de jóvenes que parecen ser gestados por una misma madre: todos son flacos, morenos y con peinados mohicanos.

Regresa y nos sentamos.

  • ¿Cómo llegó a Alianza Lima?
  • Como normalmente se estilaba en esa época, por el profesor el “cholo” Castillo, quien se encargaba de ir por los distritos de Lima y escoger a los muchachos que integrarían las categorías de calichín, infantil y juvenil. Yo vivía por la Universidad de San Marcos, en la Unidad Vecinal 3 junto a otras 6.000 personas. Ahí habían varias canchas de fútbol y como todo niño paraba el día jugando. A mí no me descubre el cholo; la persona que me echó el ojo fue su mamá, la señora María. Ella me veía jugar en los torneos del barrio y le recomienda a su hijo para que pase una  prueba. Ésta era difícil porque te mides con los mejores de todo Lima. Así fue como llegué a Alianza, a integrar el equipo de los calichines con diez años.

 

Jaime Duarte es el segundo jugador con mayor cantidad de partidos: 405 en total. Desde 1975 hasta la temporada de 1985, que finalizaba al año posterior.

En torno a su salida del club, surgieron varias historias, una de ellas es la que el presidente de la institución aliancista en esos años: Agustín Merino, mandó una carta agradeciéndole por los años jugados en Alianza e indicándole que su contrato no iba a ser renovado. La misiva se la habían enviado en una carroza fúnebre, señalaban los medios de la época.

  • ¿Cómo se dio esa salida del club?
  • Tú has escuchado que me han botado y otras cosas más. Todos esos temas son periódicos. Mi contrato terminó en 1985 y jugué sin contrato hasta marzo de 1986. Terminado el campeonato recibí una carta que decía “muchas gracias y chau”. Pienso que no es la forma, pero yo no tuve ningún problema de poder irme.

Para el campeonato de 1986, el “chiquillo” se fue a San Agustín, un equipo recién ascendido. El entrenador era Roberto Chale, quién enterado de su desvinculación del equipo “grone”, lo pidió como refuerzo a los dirigentes. Duarte al principio, no deseaba ser parte del novato club, por eso cuando los directivos de la entidad se acercaron para realizarle una oferta, él les dio una suma de dinero elevada. Pensaba que de esa manera iba a desestimar el interés de los dirigentes; sin embargo, cuando le entregaron el cheque con el monto acordado, decidió jugar por el club de Lince.

Con San Agustín, Duarte fue campeón nacional en 1986. La final se la ganaron a Alianza Lima.

  • ¿Cómo fue ganarle un campeonato a Alianza?
  • La sensación fue la de un logro más. En Alianza me habían formado como buen profesional y yo cumplí. Hubiera querido que sea al revés, pero no se pudo. Ese título tenía mucho mérito porque se formó un equipo para salvar la baja y terminó campeonando contra un grande.

Al año siguiente, 1987, el equipo de Alianza Lima sufrió el accidente del Fókker. Dos semanas después del incidente, se jugó un partido de homenaje para los futbolistas fallecidos. Alianza Lima se enfrentaba a Independiente de Avellaneda. Jugadores como Teófilo Cubillas, José Velásquez, César Cueto, Guillermo La Rosa volvieron para jugar por el club. Jaime Duarte ese día jugó su último partido para Alianza.

  • Ese partido de colaboración fue la última vez que juego con la camiseta de Alianza, pero no porque me lo pidió la dirigencia. Teófilo me dijo para colaborar y yo jugué.
  • ¿Quería regresar?
  • Nadie me lo pidió. Cuando me marché de Alianza, muchos jugadores también salieron como Raúl Mejía, Roberto Rojas y después del accidente, todos regresaron, menos yo. Nunca me lo solicitaron, entonces solamente fui a colaborar con ese partido, porque me lo pidió Teófilo, por eso yo lo hice.

Video: Sergiogrone68

Tres años después de aquel partido, Jaime Duarte se retiraría del fútbol campeonando. En 1990, el Sport Boys fue su último club como futbolista. Ganaron el torneo de Segunda División y decidió cerrar su etapa como jugador con cinco títulos a nivel de clubes: 1975, 1977 y 1978 en Alianza Lima, 1987 en San Agustín y 1990 en Sport Boys; un campeonato en selecciones: Copa América de 1975; y dos participaciones en Copas del Mundo: Argentina 1978 y España 1982.

Ahora, después de un cuarto de siglo alejado del fútbol, en el estadio de su equipo, Jaime Duarte es el jefe de divisiones menores de Alianza Lima. La vida lo reubicó en el lugar del cual no se fue de la mejor manera.

  • ¿Qué significa Alianza para usted?
  • Es un privilegio que el Señor me ha dado. Vine acá a los 10 años y sigo vigente con 62. Es mi club –finaliza el ex jugador.