El costo de ser autista en el Perú

Salud

 

La laguna de El Olivar se iluminó de azul por el Día del Autismo como parte de la campaña #IlumínaloDeAzul ( Foto: ANDINA)


Redacción: Alejandra Canchanya, Geraldine Ponce y Jorge Zaldívar

El autismo o Trastorno del Espectro Autista (TEA), es una alteración neurobiológica que se caracteriza por la concentración de una persona en un “mundo interior” -su propio mundo-, generando un desligue con la realidad y afectando su sociabilidad. No tiene cura, pero con un diagnóstico adecuado se puede mejorar la calidad de vida de un autista desde temprano. Sin embargo, la falta de información acerca del TEA ocasiona que muchos se vean afectados en su día a día.

En el Perú no existen cifras exactas acerca del autismo, ya que al momento de inscribirse en el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC) solo se les señala como discapacitados. Las únicas cifras son variantes, mientras el Ministerio de Educación ha señalado a más de 5 mil estudiantes con autismo. El Consejo Nacional para la Integración de la Persona con Discapacidad (CONADIS) solo tiene el registro de cerca de 3 mil peruanos con esta condición hasta el 2016.

Para Ernesto Reaño, psicólogo clínico del Equipo de Investigación y Tratamiento en Asperger y Autismo (EITA) en el Perú podría haber una cifra que supere las 280 mil personas con este trastorno. “Según las estadísticas mundiales 1 de cada 100 personas es autista. El 1% en nuestro país de 30 millones de personas son 300 mil y si solamente tenemos casi 5 mil hay 295 mil personas dentro del espectro del autismo que no están diagnosticadas”, explicó, tras señalar que esto sucede por el desconocimiento por parte de los padres y las escuelas hacia el trastorno.

FALTA DE APOYO

Solo tres entidades públicas en el Perú realizan diagnósticos del Trastorno del Espectro Autista: el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado Hideyo Noguchi (INSM) y los hospitales Víctor Larco Herrera y Hermilio Valdizán.

Al no tener facilidades por parte del Estado peruano, las personas con esta condición y sus familiares se ven obligados a recurrir a instituciones privadas, lo cual genera un costo mucho más elevado. Se calcula que, solo en terapias, una persona autista podría gastar entre S/ 1 500 y S/ 4 mil mensuales.

En nuestro país, desde el año 2015  se cuenta con la Ley 30150, que protege a las personas con TEA. Sin embargo, el apoyo sigue siendo escaso o nulo en algunos casos ya que, hasta la fecha no se han implementado las disposiciones de la norma.