El deporte rey, con la corona infectada.

CoronavirusFutbol Internacioal

FOTO: Deportes RCN

El COVID-19 ha generado efectos en el fútbol que no acontecían desde la época de los enfrentamientos bélicos. Entre ellos, la suspensión de competencias, que trae un duro impacto en el aspecto socioeconómico, tanto para los jugadores como para los entes organizacionales.

Escribe: Gabriel Mejía

El fútbol continúa en su partido más complicado. Debido al masivo arribo de aficionados italianos a España en pleno brote del COVID-19 a nivel mundial hace dos meses, la serie de octavos de final de la Champions League entre los equipos Atalanta y Valencia ha sido considerada como una bomba biológica. A partir de este suceso, las cifras de infectados por coronavirus se fueron incrementando en esos países.

Por consiguiente, en la segunda semana de marzo, las principales ligas europeas optaron por la suspensión temporal de toda actividad futbolística. Asimismo, a la par de estos sucesos, las competencias del resto del mundo cancelaron sus fechas programadas, siendo la Copa América y la Eurocopa los eventos más perjudicados, ya que se aplazaron para el próximo año.

EFECTOS ECONÓMICOS

Sin embargo, quienes vienen sufriendo en mayor nivel esta pandemia son los clubes y selecciones, puesto que las consecuencias internas que afrontan se rigen por los aspectos económicos que deben estabilizar ante esta inactividad, ya sea por la pérdida de sponsors y activos que generaban por transmisiones de partidos.

Según estimaciones de  Marco Bellinazzo, periodista económico especialista en fútbol, si se cancela la #SerieA, primera división del país itálico, se perderían un promedio de 1000 millones de euros, de los cuales, el 80% serían por la televisión y sus patrocinadores. Por otro lado, en España la situación es peor: es el segundo país con más víctimas mortales a causa del coronavirus y una cancelación de #LaLiga supondría un declive financiero del 90% para los clubes.

Por ello, se han determinado ciertas decisiones controversiales, en las que los jugadores son los principales afectados. Inicialmente, se planteó la reducción salarial en la plantilla de jugadores y comando técnico, premisa que fue adaptando cada equipo con un porcentaje distinto. Posteriormente, las tasas de fichajes para el próximo mercado se han devaluado a gran escala. Por ejemplo, según el medio estadístico alemán Transfermarket,  terminada la crisis por el coronavirus, la compra del pase del astro portugués Cristiano Ronaldo bordeará unos 60 millones de euros, disminuyendo su  valor en 50% respecto a su último fichaje por la Juventus.

TORNEO LOCAL

¿Y Perú? La Liga 1 no es ajena a las consecuencias de esta pandemia, ya que, hasta el momento, no hay una decisión concreta sobre el futuro de la primera y segunda división profesional, lo cual condiciona a los ingresos de los equipos locales.

Camila Zapata, periodista deportiva, comentó en conversación con Punto Seguido que actualmente el torneo local sufre una crisis interna, pues la reciente sanción de la Conmebol a Agustín Lozano, presidente de la Federación Peruana de Fútbol, deja a la deriva un posible regreso de las disputas profesionales en el contexto futbolístico. “La primera opción viene siendo un regreso de los partidos pero a puertas cerradas, pero esto golpearía a varios clubes, ya que la taquilla era uno de sus principales ingresos, sobre todo para los de provincia”, explica Zapata.

EL LADO HUMANO                         

En contraste, a pesar de la permanente incertidumbre, hay aspectos positivos a destacar en lo que sucede fuera de las canchas. Distintos personajes reconocidos del fútbol se han sumado al apoyo económico para combatir el COVID-19. Desde donaciones monetarias, como también el soporte de instrumentos médicos para los hospitales. Asimismo, la solidaridad no entiende de limitaciones, tal es el reciente caso del joven Matthew Longstaff, jugador peor pagado de la primera división de fútbol de Inglaterra, quien donó el 30% de los 4 mil soles que gana mensualmente.

Según lo conversado con Camila Zapata, un punto en que coinciden todos los entrevistados del medio local, es la concientización que desata vivir una crisis mundial, ya que aprovechan este tiempo para mostrar el lado más humano y ofreciendo apoyo monetario a las organizaciones que se encargan de las zonas más pobres de nuestro país.