El islam frente al coronavirus

UPC
La Gran Mezquita
Vista general de Kaaba en la Gran Mezquita, que está casi vacía de fieles, La Meca. (Foto: Andina.pe)
Fieles orando
Los musulmanes palestinos se reúnen para realizar sus oraciones del viernes frente a las puertas cerradas de la mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. (Foto: Andina.pe)
Oración típica musulmán
Los palestinos realizan sus oraciones en el complejo casi desierto de la mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. (Andina.pe)
Musulmanes orando
No más de 300 personas asistieron a las oraciones en la explanada de las mezquitas, según un periodista de la AFP, mientras que al menos 30.000 musulmanes se reúnen en esta época en el sitio para la gran oración del viernes. (Foto: Andina.pe)
Guardias de Israel
Las fuerzas de seguridad israelíes patrullan el complejo de la mezquita al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. (Foto: Andina.pe)
Mezquita Al-aqsa
Una imagen muestra las puertas cerradas de la mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. (Foto: Andina.pe)

Debido a la pandemia que estamos atravesando a nivel mundial, la religión musulmana ha tenido que cambiar ciertas reglas en su doctrina. (Foto: Andina.pe)

Escribe: Raúl Villanueva 

El gran avance de la pandemia mundial causada por el Covid-19, ha hecho que varias religiones cambien algunas de sus doctrinas, y el islam no es la excepción. Debido a esta situación, el mundo musulmán se ha planteado diversas preguntas de índole religioso: ¿hay que prohibir los rezos colectivos en las mezquitas? ; ¿ se debe anular la peregrinación a la Meca? ; ¿qué hacer con los cadáveres infectados puesto que en el Corán no cabe incinerarlos?

De un país a otro las respuestas han ido variando, pero tanto las dos ramas importantes del islam chiíes y suníes, son unánimes en cuanto a la necesidad de respetar los preceptos islámicos siempre y cuando esto no perjudique la vida y la salud de los musulmanes.

Al menos quince países de mayoría musulmana de Oriente Medio y el Norte de África están afectados por el COVID-19 con más de 10.000 personas infectadas y medio centenar de muertos, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), siendo Irán uno de los países que mayor número de muertos ha registrado (429).

Entierros seguros pero no incineración

La inhumación de los cadáveres ha planteado desde el primer momento retos, puesto que la incineración es una “práctica detestable” en el Corán. En la ciudad sureña iraní más afectada, el Qom, las autoridades habilitaron fosas comunes para enterrar a los cadáveres infectados por el Covid-19, los cuales fueron envueltos en plástico a una profundidad mayor de lo que es costumbre, y cubriéndolos de cal.

Otros países como Irak, donde ha habido otros muertos, los enterramientos se realizan bajo la supervisión de un equipo médico especializado y se envuelven en plástico antes de colocarlos en ataúdes de madera.

En Marruecos, las autoridades sanitarias dieron a conocer que el cadáver de la primera víctima infectada por coronavirus del país fue enterrado bajo medidas preventivas en un ataúd y sin presencia de sus familiares, que se encuentran en cuarentena.

El presidente del Consejo Regional de Ulemas de la ciudad marroquí de Temara, Lahcen Sguenfel, aseguró que el objetivo principal del islam es proteger las vidas y frenar la propagación de las epidemias, recordando que el profeta Mahoma aplicaba la cuarentena en tiempos de epidemias y aconsejó a sus seguidores en un hadiz que “si escuchan que hay una plaga en una tierra, que no entren en ella; y si esta plaga llega a la tierra donde se encuentran, no salgan de ella”.

¿Estar un año sin La Meca?

Uno de los ritos de mayor importancia en la religión islámica es la peregrinación a la Meca, la cual ha sido también afectada por esta pandemia. Las autoridades saudíes decretaron suspender de forma temporal la omra o la llamada peregrinación menor a La Meca, así como las visitas a Medina.

Las imágenes de La Meca y la Kaaba, construcción a la que todos los musulmanes orientan sus rezos, vacías y sin fieles girando alrededor fueron profusamente difundidos en las redes sociales por su carácter inédito en la historia.

Además de la suspensión de la omra, varios teólogos no descartaron la posibilidad de cancelar este año la peregrinación mayor del Hayy que se realiza en el duodécimo mes del calendario musulmán, correspondiente este año a finales de julio.

Estas medidas afectaron también otras actividades religiosas como la anulación de los “musems” (festivales) religiosos de visitas a santuarios que se celebran anualmente en Marruecos o el cierre de las escuelas coránicas en Argelia.

¿Rezar o no en la mezquita?

la decisión que más discrepancias ha generado fue la relacionada con la oración, segundo pilar más importante del islam, ya que los rezos colectivos en las mezquitas constituyen una directriz obligatoria para los varones.

Aparte de Irak e Irán que suspendieron los rezos colectivos en todas las mezquitas del país, el resto de países que practican esta fe oscilaron entre mantener este rito o restringirlo.

En Egipto, el ministro de Asuntos Religiosos, Mohamed Mujtar, confirmó que se han tomado medidas de precaución para reducir la duración del sermón de las oraciones colectivas y las aglomeraciones en las mezquitas hasta 15 minutos como máximo.

Mientras tanto, en Marruecos se mantiene sus mezquitas abiertas ante los adeptos y se ha destinado el sermón de los viernes para sensibilizar sobre las medidas de precaución para evitar el contagio y para llamar también a los fieles a no entrar en pánico.