El Pangolín, el murciélago y las teorías del origen animal del COVID-19

CoronavirusCovid19

Se especula que todo comenzó en un mercado de la ciudad de Wuhan, China. Desde entonces, el COVID-19 genera incertidumbre sobre su origen y su posible relación con otras especies. Foto: Wikimedia Commons

Escribe: Diana Velásquez  

La humanidad se enfrenta a su más grande reto de las últimas décadas: la amenaza del COVID-19. Se trata de una situación nueva para todos, incluidos científicos, quienes están en carrera contra el microorganismo para saber más de él, su origen y cómo derrotarlo. Entre las personas circulan atribuciones al murciélago y el pangolín como animales responsables del contagio. ¿Qué tanto está confirmado sobre el origen del coronavirus?

¿Por qué el murciélago?

Los coronavirus son patógenos de contagio que se caracterizan por pasar de una especie a otra. En febrero de 2020, investigadores del virus causante de la pandemia teorizaron que el nacimiento del COVID-19 podría estar vinculado al murciélago. Este mamífero volador fue objeto de sospecha debido a que suele ser portador de muchos virus; en especial las especies más pequeñas de murciélagos come-insectos, que transportan tipos de coronavirus como el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) y el MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio). El profesor de microbiología veterinaria de la Universidad de Saskatchewan, Canadá, Vikram Misra, contó al medio de noticias VICE que se ha encontrado un 96% de similitud entre el COVID-19 y otros virus albergados en murciélagos, convirtiéndolo en virtual criatura de origen, mas nada está confirmado realmente.

No obstante, a pesar de la gran probabilidad de acierto en esta teoría, no es la única posible opción. En realidad, ni siquiera se puede garantizar que el origen del virus fue en el mismo mercado de Wuhan, pues los primeros contagiados fueron confirmados de haber tenido interacción con el mercado, pero el material genético del virus fue encontrado a los alrededores del mismo. Lo que sí se sabe es que enfermedades como el SARS también fueron vinculadas a mercados de productos animales como este.

¿Por qué el pangolín?

No solo se especula al murciélago como portador original, sino que antes de adaptarse al ser humano, el coronavirus tendría que haber pasado por otro animal intermediario. La segunda especie involucrada en la teoría del COVID-19 es el pangolín.

Al igual que el murciélago, no es un confirmado del surgimiento del virus, pero al ser un mamífero como el ser humano y haber sido una de las criaturas que probablemente interactuaba en el mercado, este primo del armadillo ahora es foco de investigaciones del patógeno. El pangolín es el mamífero más traficado ilegalmente y, particularmente en Asia, sus carne es considerada muy sabrosa y sus escamas son utilizadas para medicina casera en China. Sin embargo, por el mismo hecho de su comercio ilícito, y la rápida limpieza del mercado en sí, no es verificable la presencia de pangolines en esta teoría.

Una nueva amenaza: la extinción

No se puede afirmar que el contagio del virus fue por contacto con animales vivos o cadáveres. Además, expertos reiteran la importancia de establecer que no está confirmado ni el murciélago ni el pangolín como especies clave en el desarrollo del COVID-19 hasta ser adaptables al cuerpo humano. Una razón es el posible miedo que se puede crear hacia las criaturas y, si de por sí ambas tienen serios problemas de caza y riesgo de extinción, ahora se intensificarían. De la misma manera, advierten que esta situación no debe ser una excusa para la xenofobia dirigida a la cultura asiática.

Por otro lado, los científicos no necesitan conocer el origen del virus para formular una vacuna. En cambio, lograr el descubrimiento serviría para estudios y estrategias de prevención de otro brote en el futuro.