Elijah McClain: el caso de violencia policial que vuelve a resurgir tras las protestas en EEUU

Internacional

El joven afroamericano de 23 años falleció en Colorado en el año 2019, días después de ser intervenido por la policía en su camino a casa tras ir a comprar té.

Escribe: Silvia Rafael  

Elijah McClain fue denunciado a la policía por un ciudadano quien vio sospechoso al joven por usar una máscara de esquí, “verse vagabundo y agitar los brazos”. Los oficiales aparecieron en el lugar y detuvieron a McClain tras un forcejeo.

En el momento del arresto, los oficiales lo tiraron al suelo y presionaron su cuello con el brazo hasta que quedó inconsciente debido a que, esta llave restringe el flujo de sangre al cerebro. Después de aproximadamente 15 minutos, la respuesta médica llegó al lugar y le inyectaron Ketamina, un poderoso sedante. En camino al hospital, McClain sufrió un paro cardíaco y falleció días después.

La causa de muerte aun no es certera. Durante la autopsia realizada por el forense del condado de Adams, afirmaron que no podrían confirmar si fue un accidente, causa natural u homicidio causado por la llave utilizada por los oficiales. Sin embargo, en los vídeos de las cámaras de cuerpo, los policías afirman que McClain no portaba un arma e incluso, el joven declaró “yo no hago esas cosas”.

Se realizó otra autopsia cuyo informe fue publicado en noviembre del mismo año, afirmaría que la combinación de factores podría haber matado al Sr. McClain. La llave utilizada por los policías, la inyección aplicada por los médicos y el hecho de que el joven sufría de asma.

Las imágenes obtenidas de las cámaras corporales, las cuales fueron publicadas tres meses después de la muerte de McClain, muestran a tres oficiales, identificados por las autoridades de Aurora como Nathan Woodyard, Jason Rosenblatt y Randy Roedema, llegando al lugar alrededor de las 10:30 p.m.

Uno de los oficiales se acercó al joven, quien estaba escuchando música, y le dijo que dejara de caminar. McClain se detuvo después de varias órdenes, pero dijo que tenía derecho a continuar hacia su casa. El oficial respondió que tenía derecho a detenerlo por parecer sospechoso, y agarró por los brazos a McClain. Cuando otro oficial se acercó, se puede escuchar al joven decir: “Soy introvertido, respete los límites de los que estoy hablando. Déjame solo.”

Aunque McClain no había cometido ningún delito, los agentes lo detuvieron de inmediato y exigieron que “dejara de tensarse”. Los oficiales finalmente lo llevaron al suelo, alegando que habían alcanzado una de sus armas mientras lo sujetaban contra una pared para esposarlo. Las imágenes de la cámara del cuerpo no muestran esta parte porque “sus cámaras se habían caído al pasto”, según las declaraciones de los oficiales. Todas a la misma vez. Inclusive, en algún momento, uno de los oficiales afirma que usaría a su perro contra él si no “deja de perder el tiempo”.

Después de la muerte de McClain, los oficiales Woodyard, Rosenblatt y Roedema fueron puestos en licencia administrativa, pero todos han sido reintegrados. Unos días después de la publicación del informe de la autopsia, Dave Young, el fiscal de distrito del condado de Adams, anunció que no se presentarían cargos penales a los oficiales debido a que, no había suficientes pruebas para afirmar que se habría infringido la ley cuando hicieron uso de la fuerza con McClain.

El caso ha resurgido debido a varios ciudadanos, activistas y algunos legisladores del Estado donde falleció McClain, quienes exigen que se vuelva a investigar su fallecimiento. Las protestas por George Floyd y otros afroamericanos que han perdido sus vidas durante enfrentamientos con la policía han revivido el caso, el cuál el FBI afirma que investigan desde el año pasado. Este último tres de julio, tres agentes policiales fueron despedidos de sus puestos por imitar irónicamente la llave utilizada que asesinó a Elijah McClain.