¿Es cierto que la Educación Sexual Integral homosexualiza?

Periodismo

Conozca la propuesta que ha dividido a todo el país en torno al controversial enfoque de género.

Estudiante del colegio La Rinconada de San Juan de Miraflores durante la sesión sobre ESI. ( Foto: Movimiento Manuela Ramos)

Escribe: Luz Mateo Cielo
Follow @PS_UPC

La palabra género ha causado más de un enfrentamiento en la sociedad, entre los sectores que aprueban su uso en el currículo nacional y los que no. Esta polarización ha convertido el debate en algo interminable y agresivo.

Pero, ¿cuánto de lo que se dice sobre la “ideología” de género es cierto? El proyecto educativo sobre sexualidad no es un tema nuevo ni del gobierno de Vizcarra. La Educación Sexual Integral (ESI) se incluyó en el currículo escolar con sus debidos lineamientos de enseñanza en el año 2008. A partir de esa fecha, se ha venido implementando con más pericia. Por otro lado, ¿es cierto que esta iniciativa busca homosexualizar y confundir a los niños? No. Lo que actualmente se ha trabajado es la sexualidad en sus tres dimensiones: biológica reproductiva, socio afectiva, ética y moral. Así es, la sexualidad no se reduce solo a sexo o a genitales.

Mientras que la discusión se sigue extendiendo, un programa de ESI impulsado la ONG Manuela Ramos ya se ha desarrollado en 16 colegios. En primaria, por ejemplo, han dado talleres sobre autoestima, sobre el cuerpo, los cambios, el cuidado, la higiene y cuándo no deben de tocarlo. Del mismo modo, identidad cultural, presión de grupo y habilidades interpersonales. En secundaria, igual van graduando los aprendizajes: la aceptación de las características personales; estereotipos, tabúes y mitos en torno a su sexualidad; relaciones equitativas con la pareja; y la importancia de una vida saludable evitando situaciones y comportamientos de riesgo.

Por ejemplo, el colegio El Nazareno con este programa ha logrado reducir su tasa de embarazo adolescente de 15% a 0% en el último año. Para saber cómo lo ha conseguido no te pierdas la edición 80 de la revista Punto Seguido.