Gamarra: La crisis de los ambulantes

UPC

Empresarios formales también se vieron obligados a vender en las calles al no tener dinero para el alquiler de sus locales. (Fuente: Andina)

Tras la llegada del coronavirus al Perú, un gran número de personas vieron la necesidad de vender en los exteriores del principal emporio comercial de nuestra ciudad. Las autoridades optaron por medidas que no iban acorde con los requerimientos de estas personas, generando un caos que hasta el momento no tiene solución.

Escribe: Almudena Galarza

La pandemia impactó la economía de un gran número de peruanos que se ven obligados a salir a las calles para llevar comida a sus hogares. Gamarra nuevamente se encuentra afectada por ambulantes que tomaron sus alrededores. Este lunes 7 de septiembre, un operativo encabezado por el alcalde de La Victoria dio pie a una especie de batalla campal entre las autoridades y los vendedores informales no pudiendo llegar a un acuerdo en concreto.

Según el sociólogo Juan Infante, era de esperarse que el comercio ambulatorio se multiplique por la falta de empleo en la pandemia. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), más de 6 millones de peruanos se encuentran sin trabajo debido a la crisis sanitaria. Por ello, se encontró en el comercio una fuente de ingresos en medio de la actual situación.

Sin embargo las medidas tomadas por las autoridades, como las del reciente desalojo, generan descontento en los vendedores ambulantes. La presencia de fiscalizadores, falta de coordinación entre las autoridades, y parques zonales poco estratégicos para las ventas, empeoraron el conflicto. Por ello, ante la ola creciente de comercio ambulatorio, todavía no se ve llegar una solución.

“El gran error es que el Estado no ha generado espacios adecuados para que toda esta gente que tiene derecho a trabajar lo haga. El Estado debería ser responsable de ponerse a tono con el tamaño y la magnitud de esta situación”, afirma el sociólogo. El alcalde George Forsyth declaró a los medios que el Estado empuja a estas personas a la informalidad. No obstante, aseguró que se debe proceder a desalojar a los comerciantes porque las aglomeraciones llevan a que el distrito tenga un alto número de contagios.

En la actualidad, lo que viene ocurriendo con los vendedores ambulantes y el emporio comercial, es el reflejo de años de ineficiencia de las autoridades. Ni los parques zonales, ni los fiscalizadores arrebatandoles su mercancía, lograron poner un fin al problema. Es por ello que los vendedores ambulantes han optado por volver a abarrotar los exteriores de Gamarra.