La dexametasona para casos graves de covid-19

CoronavirusInvestigación

De acuerdo con un estudio, el fármaco reduciría el riesgo de muerte en pacientes en estado crítico por el nuevo coronavirus.

Escribe: Lizeth Yarasca

La Universidad de Oxford (Reino Unido) ha dado a conocer los efectos positivos de la dexametasona en la reducción de la mortalidad a causa del virus. Si bien el estudio aún no se ha concluido, los resultados preliminares ya han salido a la luz. Lo que lo convierte en el primer medicamento capaz de salvar vidas.

Los datos del estudio señalan que el suministro de una dosis de 6 mg al día por diez días disminuye los fallecimientos en un tercio de las personas con ventilación artificial, mientras que aquellos que usaron oxígeno, en un quinto.
Los científicos señalan que este corticoide evitaría una muerte de cada ocho pacientes que necesiten ventilación, así como una muerte de aquellos que usan oxígeno. Según las estimaciones, si la dexametasona hubiera estado disponible en todos los países se hubiera podido salvar la vida de 5,000 personas.

Tal fármaco solo actúa de manera efectiva en pacientes con estadios más graves, en otras situaciones, puede hasta significar la muerte, así advirtió el médico infectólogo Eduardo Gotuzzo durante una entrevista con Radio Nacional.

“El estudio de la Universidad de Oxford ha sido muy claro. El fármaco sirve para pacientes que están muy deteriorados por la infección, que van a usar respiración asistida, que están hospitalizados, no es en cualquier momento. Es allí donde se ha demostrado el éxito”, declaró el especialista.

Gotuzzo recalcó que usar el medicamento en otro momento de la infección, potencia la carga viral en la persona.
“El paciente que se automedica puede sentir un beneficio transitorio, pero cuidado, porque si tienes en el cuerpo, por ejemplo, 10,000 virus vas a tener 20, 000 o 30, 000. Podría aumentar la carga viral”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la dexametasona es un corticosteroide utilizado desde los años 70 para la tratar la inflamación en ciertas enfermedades. Desde 1997, está incluida en la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales. No tiene patente y se encuentra disponible a un bajo costo en diversos países.