La mancha de esperanza durante la pandemia

Cultura

Foto: La Mancha Taller de Arte

Durante la cuarentena, un grupo de jóvenes impulsa la cultura en un distrito socialmente olvidado mediante el arte y la lucha ante la violencia de género.

Escribe: Luis Ángel Amaya

El bombardeo de noticias alarmistas durante la pandemia ha mermado el aspecto psicológico de los ciudadanos provocando ansiedad y terror hacia un enemigo invisible. Sin embargo, no todo es tristeza, pues los hechos positivos también se apoderan de una población sedienta de buenas nuevas. Contra todo pronóstico, un grupo de jóvenes encontró en el arte la herramienta ideal para dibujar sonrisas y desarrolló, mediante espacios tecnológicos, una estrategia para combatir la violencia de género y la discriminación.

La Mancha es un taller artístico ubicado en el distrito de San Martín de Porres. Allí se desarrollan programas de artes visuales, juegos y educación libre. Sin embargo, durante el aislamiento social obligatorio, dicho espacio artístico-educativo ha protagonizado un rol importante en la lucha contra la violencia sexual y la discriminación.

Creado en el año 2005 por Rosaura de la Cruz, este taller tiene como finalidad difundir los espacios culturales en San Martín de Porres, uno de los distritos más populosos de Lima Metropolitana. Bruno Martínez Coronado, asistente principal de ‘La Mancha’, sostuvo que la ausencia de programas culturales en dicho territorio distrital los motivó a impulsar el taller.

“Nosotros creamos el taller en un garaje. Rosaura era quien daba las charlas a los niños y adolescentes del barrio. Al principio, La Mancha era sólo un taller de arte donde buscábamos que estas personas desarrollen sus habilidades, pero en los últimos años nos hemos interesado en las problemáticas sociales como acoger a personas discriminadas por la sociedad”, acotó Martínez Coronado.

Debido a la cancelación de sus talleres presenciales por la cuarentena, ‘La Mancha’ ha implementado el desarrollo de webinars dirigidos a mujeres adolescentes con la misión de que eviten cualquier tipo de violencia doméstica. Estas conferencias virtuales serán realizadas por mujeres venezolanas, quienes recibirán un incentivo económico como apoyo debido a la difícil situación que atraviesan durante la pandemia del covid-19.

“Intentamos ayudar a las personas venezolanas porque están pasando por un momento complicado. Algunos peruanos no se ponen la mano al pecho y tratan de minimizarlos con memes e insultos. (…) En unas semanas anunciaremos nuevos webinars sobre cómo enfrentar la violencia porque, a pesar que estemos en cuarentena, no para”, dijo el asistente.

Asimismo, el taller artístico ha realizado la convocatoria de personas shipibo-konibo para que dicten conferencias virtuales sobre cómo evitar la discriminación hacia las personas vulnerables, así como la importancia de las poblaciones originarias en el país. La conferencista es alumna de una conocida universidad que pertenece a la comunidad selvática.

“La siguiente semana una mujer originaria de la selva, específicamente shipibo-konibo, brindará una charla. Nosotros intentamos ser inclusivos como organización. No vemos la nacionalidad ni la raza de las personas porque queremos que ellos se sientan bien aquí. De por sí, son más que bienvenidos al taller”, manifestó.

La difusión de la cultura en el Perú ha cambiado por la proliferación del coronavirus. Algunos han paralizado sus actividades, sin embargo, otros se reinventan utilizando recursos tecnológicos. La Mancha es un claro ejemplo de innovación cultural y, además, de ayuda hacia las personas más vulnerables que sufren de acoso y violencia durante el confinamiento.