La Municipalidad Provincial de Espinar y la empresa minera Antapaccay llegan a un acuerdo

Sociedad

Ambas partes acordaron que se destinará 44 millones de soles de los fondos del Convenio Marco para la reactivación económica de la población en situación de vulnerabilidad de Espinar. Foto: Andina.

Luego de meses de diálogo entre los involucrados la Municipalidad de Espinar y la compañía Antapaccay llegaron a un acuerdo que implica la ayuda inmediata de la empresa minera hacia la provincia.

Escribe: Alec Albán

El pasado 7 de agosto, la Comisión de Alto Nivel del Poder Ejecutivo, liderada por el Ministro de Energía y Minas, con autoridades y dirigentes sociales de Espinar, con la intermediación de la Prelatura de Sicuani, llegaron a un acuerdo sobre el manejo del dinero del Convenio Marco, dándole fin a la diversas huelgas y disturbios provocadas por parte de la población de la Municipalidad Provincial de Espinar contra la compañía minera Antapaccay.

Según la Defensoría del Pueblo, la tan ansiada reunión dio por terminado un gran conflicto entre ambas partes. Lo más importante que nos dejó el acuerdo fue lo siguiente: primero, se destinará 44 millones de soles del Convenio Marco hacia la población vulnerable de la provincia de Espinar, los cuales se repartirán mediante tarjetas de uso múltiple por un bono de 1000 soles; segundo, las autoridades locales y dirigentes sociales levantarán inmediatamente la medida de fuerza en toda la provincia, garantizando la paz social; y, por último, la empresa Antapaccay se compromete a donar una planta de oxígeno medicinal para hacer frente a la crisis sanitaria.

José Cholán Arribasplata, Ingeniero Geotécnico de la Empresa Minera Antapaccay, explicó que la falta de cooperación de la compañía con el pueblo de Espinar se debe a los disturbios que se presentaron a las fueras de la mina por parte de los ciudadanos de la provincia. Además, Cholán comenta que ellos desde un principio aceptaron repartir un bono de 1000 soles hacia la población de Espinar, pero temían que la Municipalidad cometiera actos de corrupción con el dinero, beneficiando también a las personas que no necesitaban ayuda económica.

Rubén Huamaní, ciudadano de Espinar, concuerda con el ingeniero Cholán en que la Municipalidad tuvo una influencia negativa durante el proceso de diálogo entre las partes en conflicto, ya que la junta y dirigentes de la provincia buscaban administrar el dinero del Convenio Marco, lo cual se les fue denegado en la reunión. Si bien sí se aceptó que los altos mandos distribuyan los 44 millones de soles entre las personas de los 8 distritos existentes, a Huamaní le preocupa que dicha ayuda económica no llegue a toda la población de Espinar, tal y como sucedió con los bonos del estado.

Antecedentes

En el año 2003, se realizó la firma del Convenio Marco entre la Empresa Minera Antapaccay y la Municipalidad Provincial de Espinar, el cual estipulaba una inversión de desarrollo social por parte de la compañía en la provincia y todos sus distritos. Es decir, a cambio de permitir el trabajo minero, la empresa se comprometía a construir obras y ejecutar proyectos sostenibles en los ámbitos de salud, educación y agricultura. Dichos proyectos surgirían a partir de las ganancias que generaría la mina con respecto al trabajo.

El 11 de junio del presente año, la población de Espinar, provincia ubicada en Cusco, inició revueltas en las afueras de la compañía minera Antapaccay, reclamando la falta de ayuda durante el periodo de crisis sanitaria. El pueblo de Espinar exigía un bono de mil soles por persona para subsistir por lo que queda de la pandemia y, además, solicitaba que el dinero sea administrado por la misma Municipalidad.

Dicha huelga consistió en disturbios alrededor de la empresa, un intento de toma del campamento y la quema de instalaciones y pastizales, afectando la agricultura. Gracias a un plan de emergencia por parte de la compañía minera, los problemas se erradicaron de inmediato con ayuda de la policía. A raíz de lo sucedido, el Estado intervino y convocó una mesa de diálogo junto con las dos partes involucradas en el caso.