La transfobia: Una realidad invisible que perdura hasta el día de hoy.

SociedadViolencia

FOTO: Bryan Kyed- Unplash

El rechazo social por parte de las autoridades hacia la comunidad trans ha expuesto una problemática que necesita ser solucionada urgentemente en esta cuarentena.

Escribe: Angie Alegre

El pasado 11 de abril se retiró el decreto sobre la circulación diferenciada por sexo. Una de las razones fueron los actos discriminatorios que recibía la comunidad trans y donde sus autores eran tanto policías como militares. Hasta el momento son 10 casos que han sido reportados por la ONG Más Igualdad durante esta cuarentena. Acciones como la detención, el cuestionamiento por su identidad de género y el no ser reconocidas por quienes son están vinculados a la transfobia, que se basa en un miedo u odio irracional hacia este grupo. No obstante, este problema social sigue estando activo desde mucho antes de que inicie el aislamiento social. Lamentablemente ante la indiferencia por parte de la sociedad, ha quedado en el olvido.

Hasta la actualidad no existe una ley de identidad de género, por ello se ven vulnerados los derechos que tienen las personas trans. En una situación de emergencia como esta, el gobierno no ha garantizado una protección a la identidad de género y se tienen que tomar medidas, argumenta Karen Anaya, representante de la ONG Más Igualdad. Asimismo, diferentes organizaciones como Diversidades Trans Masculinas han estado solicitando que las medidas económicas, salud y trabajo sean discutidas de manera excepcional e igualitaria.

Asimismo, la falta de concientización para las fuerzas del orden genera una afectación a la dignidad de la persona que se dan en repetidas ocasiones y es una constante tortura para esta comunidad. En consecuencia, se incrementa el miedo en volver a salir a las calles, por más crítica que sea la situación como ahora.

En el 2007, una ciudadana peruana trans llamada Azul Rojas Marín fue detenida arbitrariamente por la Policía Nacional del Perú para luego ser torturada en repetidas ocasiones. Su denuncia recién fue aceptada cuando ella tuvo que acudir a los medios para que las autoridades puedan validarla.

ONG’S buscan la lucha por la igualdad de derechos. FOTO: Christian Sterk – Unplash

En contexto histórico, hubo muchos crímenes de odio en el conflicto armado donde se han reportado asesinatos, desapariciones, torturas y persecuciones de personas LGTBIQ +. El 31 de mayo de 1989, seis integrantes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) ingresaron al bar Las Gardenias y asesinaron a ocho personas de identidades de género diversas. ‘’En 1984, La marina secuestra a una persona trans y hasta ahora sigue desaparecido. Ante lo evidente, las autoridades también han sido partícipes en estos delitos. Todo el entrenamiento que tuvieron las fuerzas del orden está ligado a la construcción de una masculinidad hegemónica que rechaza a la comunidad LGBTIQ +’’, informa Karen.

En el 2017, el Plan Local de Seguridad Ciudadana en San Martín de Porres mencionaba la ‘’erradicación de homosexuales’’, un hecho criticado por todos porque representaba un acto de discriminación. La brecha social de las personas trans es evidente, no todos pueden contar con un buen trabajo o un seguro de salud debido al rechazo e indiferencia que perdura hasta ahora.

Ante una realidad minimizada, aún las ONG LGTBIQ + buscan nuevas medidas que puedan velar por la igualdad de toda la comunidad. Sus derechos se ven vulnerados y más aún en estos tiempos de cuarentena. Por mientras, la ONG Más Igualdad creó una plataforma llamada Reporte de violaciones de Derechos Humanos a personas LGTBI – Perú, donde podrán denunciar las violaciones a sus derechos humanos y además asegura la confidencialidad de los denunciantes. En una lucha constante, están en busca de la exhortación de todas las medidas de protección para el libre tránsito de las personas trans y género no binario. El presidente Martín Vizcarra concuerda que somos un país inclusivo y que brindará orientación a agentes policiales y militares.