La vida después del ascenso

NacionalSociedad

La prohibición  municipal  de buses turísticos en el cerro San Cristóbal complica la situación de aquellas personas que trabajan en este icónico lugar de la capital. Punto Seguido fue testigo de esta dramática realidad y te la cuenta este viernes 23 en su nueva edición impresa que podrás adquirir en todos los campus de la UPC.

Texto y video: Gabriel Velásquez 

El 9 de julio del pasado 2017 se desbarrancó un bus turístico de la empresa Green Bus en la subida del Cerro San Cristóbal. Este cayó desde la curva que lleva a la cima del turístico lugar, luego de un largo camino en ascenso por las estrechas calles. Como consecuencia de este accidente, el alcalde de Rímac en aquel momento, Enrique Peramás, tomó la medida de prohibir el tránsito de este tipo de transporte.

El Cerro San Cristóbal tiene un área turística en su parte más alta: un museo humilde, la  tradicional e icónica cruz, y una señora ambulante que se entretiene tejiendo. La medida tomada por la municipalidad afecta el negocio de aquellos que trabajan del turismo en la zona, debido al reducido número de nuevas personas que llegan. Asuceta Caqui llegó a Lima hace 40 años pero lleva 7 trabajando como vendedora en la parte más alta del cerro. La poca afluencia de clientes le da bastante tiempo libre que lo utiliza para embellecer el lugar. Ha sembrado varias plantas y flores, además de andenes que ha construido para sus sembríos y encargarse de la limpieza del mirador. Ahora busca traer algo de verde a esta gris ciudad

Si desean conocer más sobre el icónico  Cerro San Cristóbal, el turismo y las medidas tomadas por la municipalidad, mira la nota completa  este viernes 23 de noviembre en nuestra  nueva edición impresa de Punto Seguido