Luiz Carlos Reategui: relatos urbanos, una imagen de la sociedad

cuentosTendencias

Luiz Carlos Reátegui estudió derecho en la universidad San Martin de Porres y la carrera de Gestión pública en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas. Sin embargo, los Códigos civiles y penales no bastaron para su gusto por la escritura ni saciaron curiosidad por el mundo literario. Reátegui involucra las problemáticas de la sociedad –como la discriminación– en sus relatos, así como la investigación y la historia en su novela Isabela Nápoles. Su relato Prohibido besar a las cholas fue ganador del premio Planeta Cuba 2015.

¿Cómo así incursionaste en la literatura, siendo abogado?

Desde pequeño yo siempre he escrito cuentos, historias. Con la lectura también de mi carrera complementaba esto, ya de grande. En derecho tienes que leer mucho y el código tributario me aburría, prefería leer de paso alguna novela.

¿Sientes que las lecturas de tu carrera te sirvieron como herramientas para tus relatos?

Yo siempre he procurado leer los códigos como si fuesen una historia. Si tu agarras el Código civil, arrancas con los títulos preliminares y los derechos fundamentales. Entonces, yo le trato de dar una atmósfera de algún cuento que me vaya relatando cuál es el derecho de las personas. Trataba de imaginarme cómo funcionaba esos derechos y de imaginármelos con personajes, como una historia. 

Cuando comenzaste a publicar literatura, ¿te proyectaste a incursionar en concursos?

Cuando yo ya publico Isabel Nápoles, ya me meto de lleno en el mundo de la escritura. Empiezo a respirar conversatorios literarios, cursos, eventos, presentaciones de libros y me sumerjo en estos círculos narrativos donde encuentro posibilidades para concursar y tengo la suerte de que algunos de mis relatos hayan sido elegidos.

¿De dónde sacas inspiración para tus relatos urbanos? 

Procuro jugar con lo que veo, escucho y siento. Uso dosis reales de autoficción y juego con los detalles para darle fuerza al relato. Observo mucho cuando camino por la calle. Si me parece buena la imagen o la escena, yo digo “estoy sería interesante novelizar” o contarlo en alguna historia. Siempre pienso en las reacciones de la gente y en como novelizarlas. Así, juego con los temas. Se toca la sexualidad, el paso del tiempo, la discriminación…

¿Cuál es el impacto que estos relatos pueden tener en la sociedad peruana?

Creo que, por ejemplo, Prohibido besar a las cholas sirve para jalarle las orejas a la sociedad peruana porque todavía el racismo es un lastre que seguimos arrastrando y la discriminación no se ha dejado de lado. Ocurre que la gente no lo quiere ver. Este relato te recuerdo que hay que seguir trabajando y hay que seguir luchando, jodiendo con este tema para que la gente reaccione.

Has considerado incursionar en la crónica, ya que hablas de tema tan reales y ya has realizado una obra con bastante investigación, como Isabela Nápoles?

Por el momento me siento más a gusto creando, haciendo ficción, porque ahí siento que no tengo muchos limites. Me parece que la crónica me puede poner algunos márgenes. Yo quiero exagerar a veces un poco las cosas.