Manual de Supervivencia: ¿Se filtraron tus fotos?

Acoso sexual

Foto: Pexels
Escribe: Romina Delgado Noel
Follow @PS_UPC

Se dice que los lenguajes del amor son cinco, pero desde la aparición de los teléfonos inteligentes se podría agregar uno más a la lista: el sexting. Es lo de hoy, más en tiempos en los que los seres humanos estamos obligados a mantener el aislamiento obligatorio. Compartir fotografías o videos sensuales o de corte erótico jamás fue tan sencillo. Y a menos que vivas debajo de una roca, estás al tanto que al sextear, los nudes, o ‘packs’ son la nueva moneda del amor. Mientras te sientas en la comodidad de hacerlo, nadie te presione y confíes en la persona que los recibirá, sextear está bien. Es una forma más de explorar la sexualidad y de sentirte sexy. En un mundo ideal, las personas podrían vivir con la seguridad de que, al enviar fotos, la otra persona es de completa confianza y jamás tendrían que preocuparse por una potencial filtración. Lamentablemente este no es el caso. Pero calma, no pierdas la cabeza.

1.Que no cunda el pánico.
Puede parecer que su mundo se está derrumbando a su alrededor, pero las actitudes en torno a las filtraciones de imágenes íntimas están cambiando y, como sociedad, nos estamos alejando (lentamente) de la mentalidad que culpa a las víctimas.

Ahora hay más recursos que nunca. Esto es algo que puede superar.

2. Conoce tus derechos.
En el Perú, la filtración de ‘packs’ es un delito que se paga con cárcel. Así lo plantea el artículo 154 del Código Penal, que sanciona el delito de violación a la intimidad y cuando se trata de imágenes íntimas (fotográficas o de video) en archivos digitales el artículo 157 sanciona además su uso indebido con pena de hasta cuatro años.

3. Reúne pruebas

Si se han difundido fotos o vídeo a través de WhatsApp, Twitter, Youtube o sitios web de pornografía, Without My Consent recomienda registrar los pantallazos como prueba de la publicación o envío de los contenidos. De tal manera que en esa imagen quede registrado el nombre del usuario responsable de la publicación, el día, la fecha y el lugar en el que se ha hecho público. Además, es recomendable descargar los vídeos y las imágenes y guardarlas tanto en formato digital como impreso o en CD.

Sin esas pruebas se complica mucho el trabajo de la Policía, ya que este tipo de contenidos se suelen retirar muy rápido de la red, bien sea por el propio delincuente o los operadores de los sitios web que alojan el documento.

4. Denuncia
Asegúrate de tomar capturas de pantalla y organizarlas de antemano. Además, de haberlos experimentado, ten en cuenta que es importante denunciar otros delitos, como abuso físico o financiero, piratería informática, suplantación de identidad, acoso, acecho, extorsión o coacción. Los detalles son una pieza clave; si eres menor de edad en las fotografías o si fueron tomadas sin tu consentimiento o conocimiento, ambos son delitos adicionales. Debe estar preparado para explicar quién crees que es el delincuente y por qué piensas eso. ¿Era la única persona a la que le enviaste la foto? ¿Te amenazó antes de hacerlo? ¿Te estaba acosando? ¿Tenían una relación sentimental? Necesitarás que tu causa sea convincente y deberás de hacer un seguimiento.

Recuerda que en la comisaría, los oficiales de policía están obligados a tomar tu denuncia.

No te dejes engañar.

Para denunciar mala atención o trato inadecuado, deficiente o abusivo por parte de policías en las comisarías, puedes utilizar el servicio de la Central Única de Denuncias (CUD) del Ministerio del Interior (MININTER).

5. No dejes de usar las redes sociales
Todos tenemos derecho a tener acceso a la internet, y no tienes porqué sentir la presión de abandonar tu espacio en la red si no lo quieres hacer. Sin embargo, como recomendación, checa la configuración y privacidad de tus redes sociales para que nadie que no quieras tenga acceso a ellas.

ADEMÁS
Si tus fotos se filtraron a través de Facebook, puedes buscar en Google: “Nunca sin tu conocimiento”. Deberás llenar un formulario y, si tienes agregada a la persona que filtró el contenido multimedia, será mucho más fácil encontrarlo. Una vez que lo hayas llenado y enviado, Facebook se contactará contigo de manera inmediata. No borres los mensajes, toma captura de ellos. Se te ayudará a bajar tus fotos o videos, e incluso con el proceso legal contra la persona.

Facebook tiene integrado un soporte para cuando pasen estos casos. Estos te ayudan a eliminar las fotos y proceder con acciones legales.