Periodista César Lengua: “Cuando hablamos de ética, hablamos de decir la verdad”

Periodismo

Con el desarrollo de la tecnología, las personas han decidido crear sus propios contenidos de información en las redes sociales dando lugar al periodismo alternativo.

El periodista, escritor y profesor César Lengua asegura que los medios alternativos son la mejor evidencia que el periodismo tradicional ya no tiene el monopolio de la información. (Foto: Katherine Campos)

Redacción, fotos y video: César Gozzing, Katherine Campos y César Merino

En las últimas dos décadas, se ha instaurado lo que conocemos como periodismo ciudadano. La mayoría de los medios de comunicación tradicionales han incorporado esta nueva clase de periodismo en su programación. Otro sector, ha preferido utilizar las redes sociales como Facebook o Twitter para crear su propio contenido informativo. Esto da lugar a los denominados medios alternativos, una nueva opción ha sido aceptada por el público, debido a la poca credibilidad que los medios tradicionales como la televisión, radio y prensa escrita tienen instaurada.

– ¿Cuál es la razón por la que este movimiento llamado Periodismo Alternativo tiene tanta acogida?

– Lo que sucede es que los medios tradicionales han tenido el monopolio de la información por un buen tiempo. Un sistema que, para muchos, les ha permitido seleccionar la información que brindan al público. Esta actitud lo único que ha logrado es que sean vistos como medios parcializados o de fácil influencia.

–  Lo que uno quiere como consumidor es poder confiar, según tu criterio ¿en qué medios podemos confiar?

–  En la actualidad, para mí,  la crisis es tan fuerte que solamente podemos confiar en los sitios más importantes de fact checking: los que revisan lo que ha dicho alguien y ven si realmente lo ha dicho, si es cierto, cuándo lo dijo y cuántas veces, tomando videos, declaraciones públicas o de fuentes realmente confiables si es que las hay. Algo que lamentablemente, los medios tradicionales no han sabido o querido utilizar.

– Estamos parados en la era 0 de la era Post Industrial, un momento en que todos queremos ser protagonistas de la información ¿cómo se maneja eso?

– Muchos emprendedores tienen las herramientas y el talento necesario para poder brindar información a nichos que antes estaban olvidados. Y logran hacer todo esto, sin tener que depender de los intereses particulares. Se están creando marcas sólidas, con mucha responsabilidad a todo nivel y con todo tipo de narrativa. Los consumidores apuestan por esta nueva opción periodística, debido a la libertad que tienen para mostrar su contenido acercándose a los verdaderos problemas sociales.

– Se puede decir entonces, que los periodistas de antes estaban fuertemente subordinados antes presiones políticas u otras más.

– De ahí parte este problema de falta de confianza en los medios tradicionales. Existen empresas de periodismo que no permiten libertades porque la gran mayoría de grupos poderosos no lo permiten. En los grupos derechistas del país lo ha habido. También, en el periodismo de oposición. Comunicadores y periodistas que han sido quemados y metidos presos por oponerse al gobierno.

LA VERACIDAD DEL PERIODISMO ALTERNATIVO

–  La inmediatez del Internet podría alterar el trasfondo de la noticia porque si uno no lo comunica a tiempo está fuera de competencia. Si esto pasa en los medios tradicionales, ¿por qué no pasaría en los alternativos?

– La desventaja que puede mostrar el periodismo alternativo es su veracidad. En Internet podemos encontrar diversas fuentes noticiosas que pueden carecer de verdad. El periodismo alternativo, al igual que el periodismo tradicional, tiene principios de ética que empiezan por el periodista en el momento de cubrir la información.

– Entonces, la ética periodística se tendría que adaptar a esta era…

– No, algo que debe quedar claro es que la ética es una sola. Cuando hablamos de ética, hablamos de decir la verdad. No tomar partido por uno ni por otro, sino por la verdad. La ética periodística es mantener la verdad y principio de todas las cosas que investigamos o que informamos, sin descuidar la calidad.

– Pero, en esta búsqueda muchas veces se traspasa la frontera de la noticia y la opinión

– Esa situación pasa en los dos ámbitos. Por ejemplo, en el periodismo tradicional  existe un estilo y ya estaba marcado. Ahora, los manuales de estilo se están quedando en el olvido. Las opiniones son privilegiadas. Los insultos son privilegiados. Tú no vas a seguir a alguien que no piense como tú. Esa es la misma naturaleza que tienen las redes sociales. Haber estado callados en toda la historia de la información y ahora que exista la libertad de decir lo que piensa por Internet sin ningún filtro es algo que ha reconfigurado la forma de hacer periodismo en todos sus aspectos. Estamos en una etapa de aprendizaje, pero que sea así no nos da pie a ser poco claros en decir o especificar que lo que estamos informando es nuestra opinión.

– Y, ahora ¿qué es lo que se viene?

-Yo creo que vamos a recuperar la información tan desordenada que hoy se lanza en las redes y los encargados de recuperarla serán los jóvenes de 18 años para arriba que tienen ese ímpetu de crear contenido. Ya lo están haciendo y recibiendo dinero por hacerlo.  Yo calculo que la locura en la que estamos metidos no durará mucho porque necesitamos como sociedad un llamado al orden a serle fiel a la balanza que me diga dónde está lo bueno y lo malo. En este momento, hemos perdido la brújula, pero creo que si lo vamos a encontrar.

Ante esta situación, Punto Seguido realizó una encuesta sobre el tema, y recogió las opiniones de los ciudadanos ante este nuevo surgimiento.