Trump vs las redes sociales

PeriodismoPolítica

Según el gobierno estadounidense, la orden ejecutiva tiene como finalidad quitarles la inmunidad a las redes sociales y evitar que sigan censurando a usuarios. Esto se ha interpretado, para muchos analistas, como una represalia de Trump a causa de las nuevas medidas de Twitter en contra de las fake news.

Escriben: Diego Omar Tornero Fourment y Jesus Vivanco

El pasado 28 de mayo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva donde se modificaría la sección 230 de la Communications Decency Act (CDA). Esta misma libera a las plataformas digitales de toda responsabilidad legal por el contenido publicado por sus usuarios.


Batalla digital
La orden firmada por el presidente se dio en la misma semana que Twitter colocó etiquetas a dos tuits de Trump donde criticaba las votaciones electorales por correo. Además, la plataforma digital catalogó a las publicaciones del mandatario estadounidense como violentas.
Twitter colocó debajo de los twits en cuestión un enlace con mayor información sobre las votaciones vía e-mail en los Estados Unidos. Cabe resaltar que esta práctica está siendo promovida en California, Minnesota y otros estados en la actualidad. CNN y The Washington Post son los medios que forman parte de este enlace.
Según muchos analistas internacionales, han catalogado la decisión de Trump como una medida que va contra la desinformación a través de las fake news, las cuáles se vienen combatiendo hace unos meses en la red social Twitter.
Exactamente, Trump desea modificar la sección 230 de la Communications Decency Act, una ley que se promulgó en 1996 y que es conocida en Estados Unidos como “las 26 palabras que crearon Internet”. Según la Electronic Frontier Foundation (EFF), esta sección resguarda la libre publicación en el espacio virtual y afirma que “ningún proveedor o usuario de un servicio interactivo por computadora deberá ser tratado como el editor o portavoz de cualquier información provista por cualquier otro proveedor de contenido”.
El mandatario estadounidense desea modificar la ley federal que protege a las compañías dueñas de estas plataformas digitales por el contenido publicado por sus mismos usuarios registrados. Según la EFF, modificando o no esta ley, igual se tendrá que seguir haciendo un seguimiento al contenido expuesto.
Trump publicó el 28 de mayo un tuit que generó mucha expectativa sobre la nueva orden ejecutiva: “Hoy será un Gran Día para las redes sociales y la justicia”. En el siguiente tuit, informó sobre las 100,000 muertes por COVID-19 en Estados Unidos.


Según Javier Pallero, la medida que desea emplear Trump tiene muchas falencias, puesto que es necesario monitorizar las redes sociales. Asimismo, considera que el mandatario estadounidense está errado, puesto que Twitter puede controlar su contenido puesto que es una compañía privada.
Por último, es necesario mencionar que esta es la primera vez que Twitter toma acción en contra de Trump, a quien muchas veces se le ha visto publicar contenido falso o no comprobado que puede llegar a interpretarse como fake new. Recordemos que la plataforma digital cuenta con 91 millones de usuarios activos en EE.UU, y el mandatario estadounidense tiene 110.5 millones de seguidores.