“Wi: K”: Cinco motivos para ver la película peruana

Tendencias

La cinta nacional dirigida por Rodrigo del Valle es una propuesta de cine alternativo en la cartelera comercial.

(Foto: Ministerio de Cultura)

Redacción: Karina De Los Santos


Después de un año de su estreno mundial en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI) y la mención especial del jurado en el Festival de Cine de Iquique, se estrenó este 20 de abril “WI: K”, el primer largometraje del director Rodrigo Moreno del Valle.

La cinta peruana se presenta como una propuesta de bajo presupuesto que tiene como principal motor de empuje a sus creadores. El rodaje se llevó a cabo durante 18 días en el 2014 y se enmarca en el subgénero de películas llamadas “tiempos muertos”. El film nos cuenta las vivencias de tres amigos interpretados por los actores Pedro Pablo Corpancho, Piera del Campo y Jean Phill, que buscan romper con la rutina durante un verano en un barrio de clase media de Lima.

Aquí cinco razones para verla:

ESPÍRITU INDEPENDIENTE

“Wi: K” es una película de producción independiente y ligeramente autobiográfica. Con una sucesión de hechos irrelevantes, una narrativa elude lo clásico al construir personajes que no forman parte del sistema tradicional de las clases sociales y les rodea un estado de destierro.

La premisa inicial recae en mostrar la transición desde la adolescencia hacia la primera juventud en una ciudad aburrida siendo la metáfora de un pueblo vacío donde los chicos de clase media no tienen dinero para irse a la playa o no han ingresado a la universidad y, al no tener otras actividades, se quedan recorriendo las calles de Lima. Pero luego, la perspectiva cambia, cuando los personajes descubren un poco más de ellos mismos y que fuera de su barrio existe una Lima activa donde se mueven cosas a las que ellos no acceden. Esta cinta busca crear una conexión con los espectadores.

DIRECCIÓN ACTIVA

La película no apela a un cine de entretenimiento, construye una identidad para explicar cómo son los personajes con frescura, sentido del humor que evita caer en clichés o excesos poéticos.

El estilo definido y la buena dirección de los actores está al mando del joven director, Rodrigo Moreno. Los protagonistas hacen interpretaciones muy naturales, coexiste la complicidad desde los triángulos amorosos, celos de pareja y trampas entre amigos, al final todo surge de forma espontánea.  Además, la película enmarcada en el subgénero “tiempos muertos” tiene como referentes cercanos a títulos como 25 Watts, de los uruguayos Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, o Funny Ha Ha, del estadounidense Andrew Bujalski.

LOS PERSONAJES

Enfocado en los tres protagonistas, la historia discurre entre diálogos algo insensatos y sin rumbo. Expresa el estado de ánimo de la primera juventud en un momento bizarro cuando algunos salen del colegio y luego las cosas no salen como esperaban.

Esa representación nace de la idea de hacer un homenaje a los jóvenes olvidados que no tienen un camino fijo todavía y, aun así, viven el presente con su propio ritmo e intensidad. Al final termina siendo una excusa para conocer los conflictos de la vida misma.

BANDA SONORA

La atmósfera de la película posee un estilo de rock indie a cargo de Rafo Ráez. El músico compuso la canción Lorraine, un tema solo con guitarra, voz y sintetizador, expresamente para la cinta.

La propuesta sonora, junto a la elección de cada tema busca construir una narrativa musical que se refuerza con la historia. Durante la historia, la música se adapta a los distintos momentos y estados emocionales de los personajes.

ESCENARIO

La ciudad participa constantemente también como personaje. Filmada en Lince, Jesús María y en el Centro, la presencia de la ciudad, transcurre entre caminatas por puentes peatonales, la playa, visitas a chifas y hostales con viajes en buses y taxis.

Los jóvenes interactúan con una Lima difusa y grisácea, una ciudad que aún está en búsqueda de definición. Los personajes se pasan diciendo que en la capital no hay nada interesante. Sin embargo, se aprecia que si suceden varias cosas, que existen noches cargas de movimiento.

Aún disponible en salas del Centro Cultural PUCP, la Sala de Cine Robles Godoy, Cineplanet Risso, Cineplanet San Miguel, Cine Medium (Breña), Espacio Plataforma (Los Olivos).  ¡No te la puedes perder!

 

Te dejamos el tráiler oficial de “Wi: K”.