¿Ya viste 365 Días? Estas son las razones para no verla

Acoso sexualCine

Este filme estuvo más  de un mes en el top 10 de Netflix, aún se mantiene en la sección tendencias y ha sido criticado por normalizar temas serios como el machismo y abusos sexuales.

Este filme llegó al catálogo de Netflix el pasado 7 de junio Foto: Andina.pe

Escribe: Alonso Alvarez Wong  

 

El mes pasado la cinta 365 Días, película que arrasó en la taquilla polaca, ingresó al catálogo mundial de Netflix. Desde ese entonces ha desatado gran polémica, ya que la cinta es tildada de ser un filme pornográfico y criticada por normalizar una violación y romantizar un secuestro.

El ojo crítico del espectador común de películas de hoy en día ya dejó de ver al séptimo arte como algo de mero entretenimiento, y pasó a tomarlo como un medio de comunicación en el que se plasman ideas y puede ser usado para avanzar como sociedad o retroceder. La sociedad actual poco a poco está dejando ideologías antiguas como el racismo, homofobia y machismo. Precisamente este último es el que está completamente reflejado en diversas escenas de la cinta 365 Días. Aquí te contamos algunos de los motivos para ahorrarte cerca de dos horas de tu vida.

Romantiza el secuestro
La cinta narra la historia de un poderoso mafioso italiano llamado Massimo Torricelli quien secuestra a una exitosa directora de ventas llamada Laura que se encontraba de vacaciones en Silicia con su novio y un grupo de amigos. El criminal la encierra durante 365 días para que ella se enamore de él. En este periodo de tiempo Massimo le dice que no le hará nada sin que ella se lo permita. Sin embargo, pese a no haber penetración, él manosea a Laura constantemente. La película romantiza este acto como si él le estuviese haciendo un favor al no penetrarla dejando de lado que la ha secuestrado y la manosea sin su consentimiento. Cabe resaltar que la película se encuentra en la sección de cine romántico de Netflix.

Normalización de una violación
Al inicio de la película, Massimo muestra todo su poderío económico y aparece en su avión privado. Al acercarse la aeromoza, él la obliga a practicarle sexo oral. No hay conversación previa alguna, en ningún momento hay un acuerdo entre ambas partes para tener relaciones sexuales. Desde su condición de dueño del avión, él la obliga. La escena culmina con la aeromoza saliendo de la habitación con una sonrisa y con los ojos llenos de lágrimas producto del atragantamiento. La cinta normaliza un acto completamente deplorable.

Síndrome de Estocolmo
Por si fuese poco lo mencionado en los dos puntos anteriores, Laura desarrolla el síndrome de Estocolmo y termina cediendo a los pedidos de su secuestrador. Esta película además de glorificar la violencia masculina y las relaciones tóxicas, muestra a la mujer como un ser que solo sirve para complacer al hombre. Además de denigrar a la mujer normaliza e idealiza el secuestro por “amor” acto que estaba normalizado siglos atrás.

Ante la gran polémica que desata esta película, distintos usuarios de la plataforma y organizaciones feministas han pegado el grito al cielo alegando que la película normaliza actos de agresión sexual, control coercitivo, masculinidad tóxica y síndrome de Estocolmo.

Pese a que la crítica la ha destruido, la película ha sido todo un éxito en taquilla y desde que ingresó al catálogo de Netflix no se ha movido de top10 de películas más reproducidas. La secuela de la película ha sido confirmada por Michele Morrone, actor que da vida a Massimo Torricelli, ya que el filme está inspirado en “365 DNI” una saga que cuenta con tres libros.

Si deseas saber más sobre el síndrome de Estocolmo, te invito a ver la siguiente infografía: