Bernie Sanders: el eterno candidato

Política
Uno de os últimos mítines a principios de marzo.

El socialdemócrata estadounidense anunció su retiro de la carrera presidencial hace un par de semanas. Repasamos los principales hitos y fundamentos de su trayectoria política.

Escribe: Lourdes Razuri
Foto: Wikimedia Commons


El Senador Bernard Sanders comenzó a figurar en las planas internacionales con su primer intento al sillón presidencial en el 2015. Derrotado por Hillary Clinton en la primarias demócratas, el nombre de Bernie no dejó de sonar. Los ideales y propuestas que ha mantenido por 40 años parecen estar más vigentes que nunca.

Para Mathew Yglesias, corresponsal político de Vox, esta consistencia ideológica es el principal motivo por el que Sanders mueve tanto a las masas, sea a su favor o en contra. Yglesias explica que muchos no cuenta a Bernie como un verdadero veterano político, que sabe mantener una estrategia enérgica frente a las cámaras y ser un diplomático eficiente en el día a día. La mayoría de sus partidarios y detractores se concentran en la primera característica, en el afán revolucionario.

Sanders ha mantenido el mismo discurso desde su ingreso a la Cámara de Representantes del Congreso en 1990 hasta su última candidatura principal. Uno de sus principales proyectos era “Medicare For All”, un programa de $1.38 trillones que asegura la gratuidad de los servicios de salud a través de mayores impuestos a los más adinerados y el cese de cobros exorbitantes por las aseguradoras. Otro era el “Green New Deal”, plan de $16.3 trillones para restaurar los ecosistemas, explorar energía sostenibles y detener el cambio climático.

Para Sanders también son importantes los derechos laborales, siempre ha perseguido el alza del salario mínimo a nivel federal. Además, su staff de campaña fue el primero en formar una unión laboral, convirtiéndose en la primera campaña presidencial con fuerza de trabajo formal. El slogan, “Yo no, nosotros”, revela el pensamiento que el senador ha mantenido a lo largo de los años; desde su lucha universitaria en contra de la segregación y por los derechos de las minorías, hasta su crítica por las invasiones armadas norteamericanas en otros países, la inversión exagerada en la milicia y la poca generación de industria nacional.

El candidato que muchos consideran divisorio, es también el que llama más la atención de los jóvenes y de aquellos que no tienen gran interés en política. Siempre ha tratado de mantener contacto con sus militantes. Cuando era alcalde de Burlington, en los 80s, tenía un programa por cable en el que hablaba con niños, padres y ciudadanos en centros comerciales y parques. Hoy, tiene uno de los podcasts políticos más escuchados en Norteamérica.

Para conocer más detalles de la vida de esta figura política, revisa la línea de tiempo a continuación.