De razas a etnias

Sociedad

¿Estamos los peruanos y peruanas preparados para autoidentificarnos en el Censo Nacional?

Martin Benavides, vocero de la campaña “Yo me Identifico con Orgullo”: el término raza es una construcción social que sigue reafirmando el racismo. (Wynnie Valdivia)

Redacción: Wynnie Valdivia

“Por sus costumbres y sus antepasados, ¿usted se siente o considera…?” es la pregunta que ayudará a revalorar la identidad de los peruanos para el Censo Nacional 2017. Este se realizará el domingo 22 de octubre y por primera vez tomará en cuenta este dato, pero ¿qué tanto sabemos los peruanos de nuestra propia etnia?

La autoidentificación étnica es la forma en cómo una persona se percibe a sí misma, tomando en cuenta sus costumbres, antepasados y si se siente parte de un grupo étnico. La etnia hace referencia a las prácticas socioculturales (lenguas, creencias, vestimentas, festividades, etc.) de un pueblo. El Ministerio de Cultura y el Instituto Nacional de Estadística (INEI) buscan asegurar la visibilidad estadística de pueblos considerados vulnerables históricamente para crear nuevas políticas públicas que ayudarían a que exista una igualdad de oportunidades para todos los peruanos.

Cédula censal: La pregunta número 25 es la referida a la autoidentificación Étnica y tiene ocho opciones diferentes para autoreconocerse. (Foto: Wynnie Valdivia)

“Tenemos tan a flor de piel este discurso que somos el país de todas las sangres y ‘el que no tiene de inga tiene de mandinga’, pero eso ha logrado crear un gran manto de mestizaje en donde pretendemos que estamos iguales. Sin embargo, encuentras combinaciones distintas como afroandinos, amazónico-andinos o afroasiáticos. La discriminación opera de manera compleja y logra develar que ese manto de mestizaje es importante para diseñar mejores estrategias en la lucha contra la discriminación y así romper brechas sociales”, señala Martín Bustamante, también consultor del Viceministerio de Interculturalidad, sobre el principal problema para autoidentificarnos en este censo.

Por eso, para realizar un autorreconocimiento de manera adecuada es importante romper el mito de que la fenotípica o los rasgos físicos determinan nuestra procedencia étnica, pues la pertenencia o afinidad con un pueblo originario se da a partir de la descendencia, ancestralidad y las costumbres o tradiciones en las que una persona ha crecido. Así, una persona cuya procedencia geográfica es la ciudad de Piura, que tiene antepasados afrodescendientes y que siempre ha vivido en un poblado andino de la región de Pasco puede autoreconocerse como andino o afroandino. También es importante aclarar que la lengua materna tampoco define una identidad, ya que puede haber peruanos que hablen una lengua originaria pero no necesariamente son parte de esa comunidad.

El Viceministerio de Interculturalidad ha lanzado desde el mes de julio la campaña denominada “Yo me identifico con orgullo”, la cual llama a la reflexión de interesarnos por conocer nuestros antepasados, sentir orgullo por la procedencia étnica de nuestras familias y luchar contra la discriminación racial. La falta de una cultura de registro de memoria ancestral o familiar en el Perú es un problema que causa el desligazón con la procedencia étnica.

Cabe resaltar que no solo los grupos originarios del país se podrán identificar, sino también integrantes de comunidades extranjeras (china, japonesa, alemana, etc.). Toda persona censada (mayor de 12 años) podrá autodefinirse, lo cual es un cambio notorio con relación al censo de 1940 en el que eran los censores quienes determinaban la identidad étnica de los individuos.