La marcha por la muerte [OPINIÓN]

PolíticaSociedad

 

Cuando el Estado defiende la vida del concebido, pero condena la de las mujeres

Somos la voz de quienes no tienen voz coreaban los manifestantes en la marcha por la vida.

 

Redacción y video: Natalia Tamariz
Foto: Natalia Tamariz

 

La Marcha por la Vida se realizó el sábado 5 de mayo y fue organizada por el Arzobispado de Lima en donde se hizo una clara manifestación en contra de cualquier tipo de aborto. La concentración empezó desde el mediodía en el cruce de la avenida Brasil con Javier Prado y reunió a diversos colectivos e iglesias. Si bien todas las organizaciones de diferente índole tienen derechos a manifestarse, ¿por qué el Estado debe de decidir sobre los cuerpos de las mujeres?

Sea legal o no, las mujeres que quieren abortar lo harán. Según el Organismo Mundial de la Salud, cada nueve minutos muere una mujer producto de un aborto inseguro en América Latina y el Caribe. Eso equivale a que el 62% de las mujeres que se realizan este procedimiento de manera ilegal, no cuenten con las medidas de seguridad necesaria ya sea por salubridad o porque inescrupulosos aplican este procedimiento sin tener los conocimientos necesarios.

Pese a que desde 1967, la Asamblea Mundial de la Salud identificó al aborto inseguro como un problema serio de la salud pública en muchos países, algunos políticos omiten esto. Luis Galarreta aseguró que luchará para que siga siendo ilegal: ““Democráticamente, pelearemos para que eso jamás suceda en el país. El Perú es un baluarte en la región americana y un modelo hasta en Europa, porque ha mostrado una fortaleza, en ese sentido. Y mientras aquí estemos algunos, daremos la batalla para que eso no se dé”.

En países donde el aborto legal esté restringido, es posible que se dé un acceso desigual a un aborto sin riesgos, pues los que cumplen con los requisitos de seguridad se convierten en el privilegio de los ricos, mientras que las mujeres de escasos recursos no tienen otra opción que acudir a profesionales no seguros, que pueden provocarle discapacidades y hasta la muerte.

DOBLE TRAUMA 

A Mariela Maya, una de las manifestantes que acudió a la Marcha por la Vida, se le preguntó qué opinas sobre las mujeres que producto de una violación quedan embarazadas y ella respondió: “Yo creo que si hicieras abortar a una persona, va a  tener doble trauma: la violación y el aborto. Eso nunca lo van a olvidar. Además, que hay varios casos como el de Andrea Bocceli y Cristiano Ronaldo en el que las mamás pensaban en abortar y mira lo grandes que son ahora”.

Los efectos psicológicos negativos que resultan de la práctica del aborto se aminoran en los países donde es legal, donde existe buena información y servicios médicos. Además, los lugares donde la legislación permite realizar un aborto seguro la incidencia de complicaciones o problemas es menor.

En nuestro país existen medidas penales para proteger la vida del concebido, eso quiere decir que si la madre está en riesgo, o que si el feto presenta graves problemas de salud o si simplemente no lo quiere tener, la mujer no puede decidir sobre su cuerpo.

Si bien nuestros vecinos del sur Colombia, Chile, Argentina, Ecuador y Uruguay ya han empezado la despenalización de algunos tipos de aborto, en nuestro país está prohibido dos de ellos: el eugenésico (realizado porque el feto tiene una enfermedad o malformación)y el sentimental(decidido por la madre producto de una violación sexual). En el Peru, solo pueden pedir al aborto terapéutico si la vida de la madre está en peligro.