Un lugar llamado felicidad

Periodismoperros

Cerca al estudio de América Televisión, en Pachacámac, se encuentra un albergue de animales rescatados que te robaran cada pedazo de tu corazón.

Liliana Castro cuida y protege animales rescatados

Amor incondicional. Fotos: Cristian Navarro

Escribe: Luis Angeles, Cristian Navarro

Santuario Felicidad es un albergue para perros rescatados fundado por Melissa Remigio, cuando tan solo era una estudiante de primeros ciclos de la carrera de veterinaria. Allí ha venido rescatando 80 perros salvados de una condición lamentable hasta extrema, así como unos 15 gatos separados en un ambiente diferente.

Pero ella no está sola. A su lado se encuentra Liliana Castro, una señora que también comparte su amor por las mascotas. Aunque en un principio comento no gustarle mucho los perros, sino los gatos, poco a poco estos seres de cuatros patas se fueron ganando su cariño. Y ahora vive en el santuario las 24 horas del día, cuidando a quienes ella llama sus hijos.

Liliana, actualmente, es la encargada de abrir las puertas del santuario a los visitantes. Se encarga de recibir los donativos, así como cuidar y alimentar a los animales, llevando una estricto régimen de horarios para hacer cada uno de estas actividades.

“A veces por mi edad, es difícil avanzar con esta rutina, pero yo lo hago por amor a ellos. No se que pasaría si yo no estoy para ellos”, dice con una sonrisa melancólica. Tanto Melissa como Liliana son dos guerreras que luchan por sacar adelante el Santuario Felicidad. Con su entrega y dedicación, demuestran su infinito amor por nuestros mejores amigos en lo que es una admirable labor.

Para saber más, visite su página de facebook:

https://www.facebook.com/pages/Santuario-Felicidad/143062272951912

Liliana Catro
Amor de perros
Reflexivo
Mirando hacia la nada
Donativos
Comida para todo el mes
Posero
Perfil de un perro
Esperanza
GGanas de seguir adelante
Baño
La hora del aseo
Gringa
Gracia perruna
Dulce
Penetradora mirada
Jauría
Amor perruno
Croquetas
Que rico
Seriedad
Mirada fulminante