Alerta Aeropuerto: cuando la verdad supera a la ficción

SeriesSociedad

La serie que muestra la batalla contra el delito de tráfico de droga que enfrenta la Policía Nacional del Perú se ha convertido en, nada más ni nada menos, que un simple programa de entretenimiento. ¿Qué hizo mal?

Alerta Aeropuerto: Perú se emite todos los miércoles, a las 10:00pm, en Latina. Crédito de la imagen: Latina.

Escribe: Andrea Mena 

El pasado miércoles 18 de enero, Alerta Aeropuerto regresó con nuevos episodios. Esta vez, desde el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez ubicado en nuestra capital. Con esta nueva temporada el público obtuvo acceso al ingenio de los narcotraficantes y los denominados ‘burriers’ para camuflar la droga en sus equipajes –incluso, en el interior de sus cuerpos– con el objetivo de trasladarla al extranjero.

No hay dudas de que el objetivo de la serie es concientizar a la población sobre uno de los problemas más graves en nuestro país y, por qué no, toda Latinoamérica. Cada capítulo no solo buscó informar a los peruanos sobre el trabajo exhaustivo realizado por el comando especial de los más de cuarenta agentes de la Comisión Anti Drogas, sino también enviar una clara advertencia: tú podrías ser el próximo.

Lamentablemente, este mensaje fue distorsionado, hasta tal punto de convertirse en un anhelo. La popularidad del show es innegable. Sin embargo, en lugar de causar temor –o, mínimo, transmitir la gravedad del asunto– el show ha provocado que los peruanos lo vean como una ficción hecha con el mero fin de entretener.

Cada vez que las personas acuden al aeropuerto e identifican a alguno de los policías del programa no pueden evitar tomarse fotos con ellos. ¿Admiración por detener a traficantes o por entretenerlos todos los miércoles en la noche? Incluso, hay quienes han fingido llevar drogas con la esperanza de ser los siguientes en ser arrestados por el tan conocido Comandante Edwin Saldaña.

Mea culpa

Dejemos algo claro, la producción del programa no hizo nada mal. La finalidad de la serie se encuentra explícita. El problema –o responsabilidad, al menos– radica en nosotros y nuestra propia naturaleza. Según los investigadores Anne Bartsch, de la Universidad de Augsburg, Alemania; y Louise Mares, de la Universidad de Wisconsin-Madison, EEUU, esto podría deberse a que “los espectadores esperan que estas series les ofrezcan una perspectiva que les explique algunos aspectos de la condición humana”.

Es innegable que el poder –muchas veces materializado en dinero– es deseado e idealizado por muchos. Entonces, la pregunta es: ¿hasta qué punto estamos dispuestos a arriesgarnos para que nos paguen? Sin reglas esta sociedad sería un caos. Por ese motivo, debemos comportarnos de cierta manera para ser aceptados y tener límites. Sin embargo, es evidente que los traficantes no siguen las reglas.

Tomando en consideración la teoría de la “condición humana y el poder”, podríamos decir que el motivo por el que se disfruta tanto este programa es porque nos proyectamos hacia un personaje que hace lo que nosotros quisiéramos hacer o, por lo menos, nos causa curiosidad. Además, porque nos da un vistazo a comprender por qué estas personas actúan así y que motiva sus acciones.

Alejandra Tipacti, estudiante de noveno ciclo de la carrera de  Psicología Forense en la Pontificia Universidad Católica del Perú, señala que el interés que provocan estos programas también se debe al morbo. “Nos da curiosidad ver cómo actúan los traficantes, cómo viven con una forma tan “fácil” de conseguir dinero”, asegura. “También nos gusta verlos caer y sentir que nadie es invencible. De alguna forma, los humaniza. Además, nos permite construir una imagen de “héroe”, en este caso, plasmada en los policías. ¿No es evidente que los superhéroes siempre gustan?”, concluye.

He ahí el motivo por el que los peruanos han decidido que los comandantes de la Comisión Anti Drogas son los nuevos rockstars peruanos, así como que el ser detenidos por ellos sería una actividad llena de suspenso y adrenalina. Al final de cuentas, es una ficción. ¿Verdad? Y aunque ese es el problema –porque claramente no es una ficción–, no sabemos cuándo acabará el morbo por formar parte de un fragmento del mundo criminal.

Algo es seguro, cada vez se irán produciendo más series de este estilo.

Para más ejemplos, visita el hashtag alertaaeropuerto en Instagram.

Más sobre el programa