Autocorrector: ¿Una ayuda o la peor pesadilla?

OcioTecnología

El autocorrector está presente en todos los medios de mensajería instantánea. A menos que lo desactivemos estará ahí para o solucionarlos la vida o meternos en mil y un problemas.

El autocorrector es algo constante en nuestras vidas. Ya sea que lo odien o lo amen, no se puede huir de él.(Imagen: Invertia)

Redacción y video: Brenda Santiago

¿A quién no le ha pasado que ha estado escribiendo apurado y por un error de tipeo el autocorrector le ha cambiado a otra palabra? Ya fuese algo inocente como un “compra” a un “sombra”, o a un desafortunado insulto a tu futuro jefe, todos hemos pasado por las jugadas del autocorrector.

Los orígenes del autocorrector se remontan a los inicios de los programas para computadoras. Cuando Dean Hachamovitch, quien patentó el autocorrector, empezó a trabajar para Microsoft en los años 90, no se imaginaba en lo que se convertiría ni el esfuerzo que requeriría su proyecto de glosario. En una entrevista a Gideon Lewis-Kraws, Dean cuenta como buscando corregir pequeños errores fue creando una lista de miles de palabras que solían ser confundidas por otras.

Con el tiempo, esa tecnología, instalada originalmente en el procesador de textos Word de Microsoft, se fue instalando en distintos programas. Se pretendía corregir errores ortográficos y mayúsculas cuando debían ir minúsculas (lo que no fue fácil, pues si bien se podía corregir un “hOlA” a un “hola”, palabras cotidianas como “cd” debían cambiar a CD”).

Hoy en día la tecnología presente en nuestros celulares ha evolucionado al punto que puede detectar en tiempo real -gracias a la conexión a internet- palabras que usamos habitualmente, así como las correcciones que considera mejores dependiendo de palabras que hemos utilizado con anterioridad. Para ser libres del autocorrector solo hace falta desactivarlo, aunque también hay que tener en cuenta si conviene enfrentarnos a las miles de faltas ortográficas a las que nos veríamos sujetos si no fuera por el. 

A continuación, una pequeña recopilación de los “mejores” errores del autocorrector que recopilé personalmente desde Facebook e Instagram.

Ay el amor, amor

Algunos casos donde el amor estaba en el aire.

Un par de mal entendidos

Esperemos sigan siendo amigos

Y algunos casos más en este video: