Ciberacoso durante el confinamiento

Acoso sexual

Foto: Andina.pe

La violencia, el machismo y el abuso también han tomado un espacio protagónico durante esta cuarentena. Las redes sociales han permitido vislumbrar nuevos casos de acoso sexual . ¿A qué se debe esto?

Escribe: Hanna Su Wing

Recientemente, la actriz peruana Mayra Goñi estuvo en el ojo público por ser víctima de acoso sexual. Durante una transmisión en vivo de Instagram un hombre le mostró sus genitales por videollamada, lo que originó indignación en los cibernautas presentes.

Inmediatamente volvió a saltar a la luz este tipo de violencia: el acoso sexual cibernético. El confinamiento nos ha adentrado en el mundo digital incluso más que antes y nuestra presencia en plataformas digitales como Zoom, Instagram, Facebook y Twitter ha cobrado mayor protagonismo. Esto ha generado nuevas maneras de interacción humana y por ende el aumento de comportamientos inapropiados. El acoso sexual no se ha visto ajeno a este mundo virtual, sobre todo por el surgimiento de mayores espacios para el anonimato.

Hay dos elementos que funcionan como detonantes para el incremento de los casos de ciberacoso: el distanciamiento social y el aumento del tiempo en internet. El psicoterapeuta Luis Salhuana menciona que los abusadores muestran conductas machistas, viendo como parte de su aprendizaje ejercer control sobre las mujeres. ‘’Normalizan conductas de abuso: hablar en doble sentido, realizar comentarios sexuales o hacer gestos ofensivos con alta connotación sexual’’, declara.

Que el acoso sexual no se lleve en un plano de cercanía física no deja de impactar psicológicamente en las víctimas. Según el especialista, las mujeres que sufren de este tipo de violencia pueden presentar disminución del autoestima, sentir humillación, culpa o falta de motivación para realizar sus actividades diarias, todo ello reflejado en el deterioro de sus relaciones interpersonales. Incluso, en casos graves, ser víctima de ciberacoso puede llevar al suicidio.

Recuerda que si te enfrentas a mensajes, audios o llamadas de tono sexual, si te amenazan con difundir contenido íntimo sin tu autorización o si recibes fotos íntimas de alguien sin tu consentimiento, puedes acercarte a la comisaría más cercana y realizar una denuncia. El ciberacoso, según el Código Penal de nuestro país, es un delito y debe ser sancionado.