El poder de las redes sociales y el caso de la Beba Army

AppsComunicaciones
Redes sociales

RRSS. Actores sociales bajo el anonimato.

Imagen: Freepik

Hoy, 30 de junio, se celebra el Día Internacional de las Redes Sociales, universos virtuales que han transformado la comunicación y han cambiado nuestra vida ya sea para bien o para mal, dependiendo del uso que se les dé. Y eso, la “Beba Army” lo sabe muy bien.

Escribe: Susana Condado  

Facebook, Twitter e Instagram son las aplicaciones principales que uno tiene en la pantalla de su celular. Son, además, unas de las 15 redes sociales más usadas en el mundo según HootSuite, web que se encarga de gestionar precisamente estas plataformas. Las mismas que han sido escenario de la reaparición de la “Beba Army”, una comunidad de aficionados por el videojuego Dota 2.

Este grupo ya era conocido por el caso del payaso Chupetín Trujillo; sin embargo, los últimos meses habían pasado desapercibido. Rompieron su silencio a raíz de la denuncia de Mayra Couto contra Andrés Wiese. Y aunque todavía existan dudas sobre la veracidad de la imagen que Magaly Medina difundió en la televisión (en donde el actor que interpretaba a Nicolás en “Al Fondo Hay Sitio” les daba prácticamente la autorización para “atacar”), eso fue lo que sucedió: los integrantes de esta comunidad se bajaron las cuentas de Instagram de Mayra Couto y de Magaly Medina, además de hackear distintas páginas como la de la Municipalidad Provincial de Arequipa y la cuenta de Claro en Twitter.

Punto Seguido entrevistó a Mario Sánchez Dávila, doctor en Antropología y docente de la UPC, quien afirma que esta comunidad ha logrado tener el poder que tiene gracias a sus seguidores. “Beba Army actúa con gente de la farándula, con gente que está rodeada de discursos sobre la moral. Este grupo, a diferencia de lo que hace Anonymus, saca cosas privadas que solo le interesan a estos individuos y que no le interesan a la sociedad. Este tipo de comunidades tiene bastantes adeptos que piensan como ellos”, añade.

Asimismo, el doctor en Antropología señala que el poder de las redes sociales puede encausarse para hacer cosas buenas o malas. Es decir, ni las plataformas ni el anonimato en sí determinan el actuar de las personas; por el contrario, tanto Facebook, como Twitter e Instagram son canales que le permiten a una persona o, en este caso, a una comunidad actuar como quieran. “No hay un condicionamiento o un determinismo tecnológico que les permita a las personas actuar como lo hacen. No le echemos la culpa a las plataformas cuando en realidad la culpa de estas acciones sociales es de las personas mismas”, asegura.

Si bien los miembros de la comunidad dotera se aprovechan del anonimato para incurrir en delitos digitales, lo cierto es que las redes sociales no tienen características positivas o negativas de forma inherente, depende siempre de quién o de quiénes las usen y para qué las usen. “Muchas veces -rápida y erróneamente- se identifica a las redes sociales como redes de democracia. Sí, las redes sociales han servido y sirven, en realidad, para contestar al poder hegemónico, al poder dominante, para derrocar gobiernos, para cuestionar el poder de las élites. Sin embargo, el poder de las redes sociales también puede ser usado para hacer mucho daño. Hay discriminación, discursos racistas y clasistas”, comenta Mario Sánchez.

Conozcamos cuáles han sido las principales acciones de la “Beba Army” en las redes sociales a través de esta línea de tiempo:

https://tinyurl.com/y9hgouhf