Entre códigos y geeks para mejorar la salud

SaludTecnología

Tecnología a favor de la salud. Detalles y pormenores del desarrollo de la Hackathon Minsa 2017.

Redacción: Alexandra Martens

 

Vincere, ganadores de la Hackathon Minsa 2017. (Foto: Alexandra Martens)

Para cumplir un sueño, su acepción debe abandonarse: las horas de descanso de los 110 participantes de la Hackathon Minsa 2017 han sido desplazadas por trazos largos en pizarras acrílicas, cafeína y códigos de HTML. Muchos códigos. Julio Mendoza no despega los ojos de la pantalla de su laptop: intenta encontrar el código acertado para insertar un pedazo de Google Maps en la página oficial del Ministerio de Salud (Minsa).

– Esto se trata de aprender todo lo que nos propongamos, a pesar de que no sepamos nada de ello.

Dice Julio, mientras teclea e intenta hallar lo que desconoce (aún no se lo enseñan en clases). Fanático del diseño, es estudiante de tercer ciclo del instituto Iberotec. Con sus compañeros de aula, es la cuarta hackathon en la que participa. Juntos son un equipo de cinco que se queda hasta las seis de la tarde diariamente para practicar, practicar y practicar: su meta es crear e innovar.

***

Hackathon deriva de dos palabras: hack (término usado en informática para denominar ciertas modificaciones) y marathon. Este es un encuentro de programadores – aunque también pueden añadirse diseñadores o cualquier aficionado- que se reúnen en un evento para desarrollar, de forma colaborativa, un software abierto. Es una maratón de desarrollo web.

En la sala UNO del primer sótano de la Biblioteca del Complejo de Innovación Académica de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) se han reunido 110 hombres y mujeres de diferentes edades y procedencias para la Hackathon Minsa 2017. En la sala no extensa, cubierta de carteles y de señal Wifi, no existe un orden para ubicarse: en grupos, solos o en parejas, los participantes se adueñan de todos los rincones de la sala: echados, parados, acostados. Algunos comen – galletas, snacks, sándwiches-, otros beben – cocacolas o café-. Todos con camisetas negras teclean, mientras las ideas se dibujan en largas pizarras que abanderan las mesas de trabajo. Las decenas de hojas de  papel desparramadas y las envolturas de comida se han vuelto también parte del ornamento del lugar.

– Ya se han organizado varias hackathones como esta, pero es la primera vez que la hacemos con este grupo organizador. Las temáticas son: telesalud, historias clínicas electrónicas, enfermedades metaxénicas, con énfasis en el dengue; salud mental, con énfasis en depresión y SAMU [Sistema de Atención Médica Móvil de Urgencia].

Cuenta Rosalina Guerra, de la Dirección de Telesalud, Referencia y Urgencias del Ministerio de Salud y organizadora del evento. Es 23 de setiembre. El campus de la PUCP, silente, no llama la atención: el drama, el apuro y las luces provienen del recinto del evento. Las temáticas han sido elegidas, destaca Guerra, por “la necesidad que tiene la población de ellas. Buscamos encontrar apps para fortalecer el sistema de salud en el país”, añade Guerra.

Las inscripciones, abiertas para el público general, dice Rosalina Guerra, abarcaron a 326 inscritos. La sala se llenó con 110 participantes, quienes podíán utilizar los datasets que publica el Ministerio de Salud en su repositorio de datos abiertos y otros repositorios como el Portal Nacional de la Presidencia del Consejo de Ministros, ALICIA del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, entre otros.

– Lo que tenemos que hacer es usar la tecnología al servicio de la salud, porque ¿sin la salud qué tenemos?

Dice Liliana Ma Cárdenas, directora general  de Telesalud, Referencia y Urgencias del Minsa, quien tendrá la tarea de presidir la ceremonia de premiación del día siguiente.

***

El salón, a diferencia del día anterior, luce abarrotado. Domingo, 24 de setiembre. Personal del Ministerio de Salud e invitados – además de los participantes- se han reunido para conocer al ganador del Hackathon Minsa 2017.

El jurado calificador estaba formado por personal del Minsa y de organizaciones externas, como Concytec y SuSalud. Ellos fueron: Benjamín Castañeda, Walter Curioso, José Enrique Pérez, José Oliden Martínez, Abel del Carpio, Jhon García, Víctor Correa, María del Carmen Valle. La aplicación ganadora debía cumplir con los siguientes puntos: escalabilidad y Viabilidad de implementación en el sector salud, impacto en el sector salud, originalidad e innovación de la solución, profundidad y coherencia temática, nivel de complejidad en el desarrollo técnico, funcionamiento del prototipo desarrollado y usabilidad y experiencia de usuario.

Los proyectos fueron presentados. Tensión. Nerviosismo. ¿Quién debía ganar? Difícil respuesta. Liliana Ma, micrófono en mano y sonrisa en rostro, daba los nombres de a pocos. Mención honrosa. Tercer puesto. Segundo puesto. Aplausos, diplomas, fotos y abrazos. Tensión. Primer puesto. Nombre mal pronunciado, pero entendible: Vincere.

Vincere, el grupo de 10 participantes liderado por Abiel Camacho, creó un juego integrado. Y ganó la Hackathon Minsa 2017.

– Fue difícil decidir el tema. El juego se basó en la recolección de data para personas con depresión de las bases de datos del Minsa. Luego, se llamaría a las personas para ser tratados. El juego es parte también del tratamiento.

Cuentan Viviana Chacón y Yhanira Medina, quienes cursan el segundo ciclo de la carrera de Ingeniería biomédica, que desarrolla en conjunto la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Es la primera vez que Vincere se reúne en grupo para participar en una hackathon.

Despedida oficial del evento. (Foto: Alexandra Martens)

Entre los premios nombrados, se mencionan: 2 horas de mentoría en el local de Wayra en el Perú, 8 horas en el Minsa y smartphones P10 de Huawei.

– Vamos a trabajar con ellos para desarrollar y apoyar con lo que es mentoría para poder integrarlo dentro del sistema [del Ministerio de Salud] y ver cómo podemos utilizar esa creatividad al servicio de la salud. Los ganadores están precalificados.

Cuenta Liliana Ma. Poco a poco la sala se va tornando vacía. La tranquilidad del lugar – es una biblioteca- vuelve a reinar. Los ganadores se van, pero las ideas perduran: y es que la tecnología no deja de crecer, de desarrollarse, de favorecernos. Qué mejor uso que el que le podamos dar para nuestra salud.

Un vistazo a lo que fue la Hackathon Minsa 2017 en nuestra galería de fotos:

Hackathon Minsa 2017