Las dudas que genera la nueva tarjeta de crédito de Apple

Periodismo

El gigante tecnológico incursiona en el mundo financiero de la mano de MasterCard y Goldman Sachs.


Apple crea la primera tarjeta de crédito no hecha por un banco en el mundo. (Foto: Apple)

Redacción: Aldo Vicuña
Follow @PS_UPC

Esta semana, durante su evento realizado en el auditorio Steve Jobs en California, Apple presentó su propia tarjeta de crédito. En una alianza estratégica con MaterCard y Goldman Sachs, empresa líder a nivel mundial en tarjetas bancarias y la segunda, uno de los mayores grupos de inversión en el mundo. Inicialmente estará disponible en Estados Unidos a mitad de año y posteriormente en diferentes países del planeta.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo durante la presentación que será “el cambio más significativo en la experiencia del uso de una tarjeta de crédito en 50 años”.

Cabe señalar que la tarjeta se puede adquirir de manera virtual mediante la aplicación Wallet de los iPhone, pero también de manera física.

La característica más original de la tarjeta es la privacidad, según Apple. La empresa dice que no sabrá dónde compraron sus clientes, cuánto pagaron o qué compraron. Los de Cupertino sostienen que Goldman Sachs usará los datos personales de los clientes para operar la tarjeta, pero no compartirá dicha información ni la venderá a terceros con finalidades de publicidad o marketing.

«Las características como el seguimiento de gastos y la categorización se realizan utilizando la inteligencia en el dispositivo, no en los servidores de Apple», dijo Jennifer Bailey, vicepresidenta de Apple Pay

Entre los beneficios que brinda la tarjeta de crédito, Apple ofrece a sus clientes un reembolso del 3% del total gastado por compras de productos de la empresa. Por otro lado, también habrá un reembolso de 2% en algunos comercios si se usa la tarjeta digital y si se usa la tarjeta física, se devolverá el 1% del total gastado. Además no se cobrará ningún tipo de penalidades por pagos atrasados y los de Cupertino aseguraron que sus tasas de interés estarán entre las más bajas de la industria.

Pero las dudas que ha generado esta presentación de la empresa pasan por la preocupación de los clientes con respecto a la seguridad. La información se queda almacenada en los iPhone y Apple, al igual que otras empresas tecnológicas,han presentado fallas de seguridad poniendo en riesgo la información de sus clientes.

«La privacidad no ha sido un gran punto de venta para los consumidores, y el acceso de Goldman a los datos muestra que las transacciones aún no serán tan privadas como en el viejo mundo de los billetes y monedas. Aun así, un servicio de pago digital comprometido con la privacidad es sin duda una característica más importante que una tarjeta de titanio grabada con láser» mencionó John Detrixhe, periodista financiero en el portal Quartz.