Luz verde a semáforos inteligentes

PeriodismoPuntoSeguido

La instalación de esta nueva tecnología en las calles de la capital podría aliviar el principal dolor de cabeza de los limeños.

Las obras se realizarán en un plazo de 238 días calendario y contarán con un presupuesto de casi 120 millones de soles. Foto: MML

Redacción: Alessandra Morey

La caótica congestión vehicular en la que Lima se sumergió en estos últimos meses podría atenuarse debido al proyecto que inició la Municipalidad de Lima. El plan denominado ‘Protránsito’ consiste en la instalación de semáforos con sensores en un total de 291 intersecciones viales. Estos nuevos equipos medirán el flujo del tránsito para sincronizarse en las horas más críticas del día.

Para ello se viene realizando en 20 distritos de Lima la canalización de fibra óptica y la implementación de cajas de paso. Asimismo, se instalarán cámaras de seguridad DOMO para monitorear estas zonas, así como semáforos para peatones y ciclistas. Estos nuevos sensores usan una tecnología muy similar a los ascensores, pues regulan su tiempo de espera y actividad según la densidad de vehículos que se encuentren en las vías.

¿Llega un poco tarde?

El proyecto ‘Protránsito’ fue aprobado en enero del 2017, pero no fue hasta esta semana en la que inició su primera etapa, un proceso de ejecución que durará 238 días calendario. “Ha primado un espíritu de mostrar la obra física porque eso genera la falsa sensación de avance y trabajo, pero esto en la práctica no soluciona ningún problema. Aquellas intervenciones que no son tan visibles, tan alharacosas (demostración excesiva), siempre quedarán relegadas”, opinó Augusto Rey, regidor de la Municipalidad de Lima.

Como es sabido, en estos últimos meses los trabajos de mantenimiento y ampliación vial que se vienen realizando en diferentes puntos de la capital, no han hecho sino empeorar el principal problema de las calles limeñas: la congestión vehicular. Por su parte, Rey lamentó que se siga insistiendo en la realización de estas obras: “es el ejemplo concreto del despilfarro de presupuesto. Ese dinero invertido en transporte público, gestión vial y en semaforización inteligente, como se hará ahora, mejoraría sustantivamente el tráfico en la ciudad. Estas obras no solucionan el problema integral”, manifestó.