Proyecto Fugaz: el nuevo rostro del Barrio Castilla

ArteCultura

El Barrio Castilla, uno de los ex lugares más peligrosos del Callao, ahora se pinta distinto. La magia del arte, cultura y deporte envuelven este nuevo escenario.

La famosa ‘Casa Ronald’, ahora remodelada, es la galería central del proyecto Fugaz. En sus interiores se desarrollan tallares de arte y exhibiciones culturales. (Créditos: Fugaz)

Escribe: Estefani Rodriguez 

Los asaltos a mano armada, secuestros y extorsiones eran parte de la rutina que se vivía a diario en el Barrio de Castilla, un lugar considerado como el más peligroso de la histórica ciudad del Callao. Ante los constantes reclamos de vecinos y turistas que llegaban a visitar los murales representativos de la zona, surgió una iniciativa sociocultural por parte de la empresa privada Fugaz junto con la colaboración de la Municipalidad del Callao, ello con el fin de frenar estos actos delictivos.

¿Cómo se pretendía acabar con la delincuencia? El proyecto consistía en recuperar lugares públicos abandonados, que eran utilizados como fumaderos, prostíbulos y refugio de delincuentes; para convertirlos en espacios dedicados al arte. De esta manera, se generaría puestos de empleo y una nueva comunidad dedicada a la cultura.

Cristina Flores (72), presidenta de la junta vecinal del Barrio de Castilla, sabe más que nadie lo que ocurría en el lugar. Ella ha visto y vivido de cerca la delincuencia que azotaba cada día a su zona natal. “Aquí no se podía ni caminar porque te asaltaban o mataban”, afirma. Hoy, tiene 12 hijos. Antes eran 17, pero murieron 5. También tiene 50 nietos y 25 bisnietos. Su familia ha sufrido mucho, pues, algunos de sus hijos fueron arrestados por dedicarse al robo y terminaron en la cárcel. Cinco de ellos aún permanecen presos, y otros ya han pagado su condena penal. También ha perdido a familiares cercanos por culpa de la delincuencia en el barrio. Hace siete años, en una pelea de pandilla, mataron a su nieto ‘Cesitar’ en el Jirón Atahualpa. Y, hace dos años, balearon a su nieta por defender a su pareja en el jirón Tiwinza. Hechos lamentables que recuerda con mucha tristeza pero que, a la vez, le dan fuerzas para sacar adelante el proyecto Fugaz, del cual es parte.

Cristina se encarga de conseguirles a sus vecinos puestos de trabajo en las galerías de arte que hay en la zona. Sus hijos, quienes no estaban empelados por el hecho de tener antecedentes policiales, ahora trabajan como seguridad externa en los eventos culturales y en las galerías.

Creatividad Chalaca

El proyecto Fugaz representa esperanza, cambio y futuro. La nueva generación chalaca ahora goza de programas culturales totalmente gratuitos, donde pueden desarrollar sus talentos y tener algunos beneficios. Niños, adolescentes y jóvenes tienen la oportunidad de asistir a estos talleres: fotografía, dibujo, pintura, música y deportes.

Un claro ejemplo de superación a través del arte es Sebastián Reynoso (13), quien se ganó una beca para estudiar inglés en Euroidiomas. El mérito se debe a que ganó un concurso donde expuso una de sus pinturas que realizó en los talleres gratuitos del Callao.

Hoy, las calles, las casas, las personas, el barrio en sí, lucen distinto. En Castilla, el aire ya es pacífico. La delincuencia ha disminuido. Ahora, los turistas visitan el lugar sin temor y se dejan sorprender por los increíbles murales que destacan gracias a la creatividad chalaca. El barrio de Castilla, sin duda, se mira desde otros ojos.