Segregación racial: una lucha histórica y de referentes

HistoriaInternacional

Foto: Wikimedia Commons

Escriben: Renato Avellaneda y Aldo Vicuña 

Detrás de las últimas manifestaciones, permanece la historia de una lucha que desde su inicio, ha logrado cambiar la mentalidad de gran parte de las generaciones venideras.

Hasta hace incluso menos de 200 años en Estados Unidos, las personas de raza negra no tenían ni siquiera derecho a elegir lo que querían hacer con su vida. El tópico de la segregación racial tuvo sus orígenes en los años de la colonización, en la que los africanos y descendientes de estos empezaron a ser usados como esclavos por los inmigrantes europeos que llegaron al continente americano.

No fue sino hasta el final de la Guerra Civil en 1865, que durante la gestión de Abraham Lincoln se promulgó la décimo tercera enmienda, con la que se abolió la esclavitud oficialmente. Posteriormente, con la implementación de la décimo cuarta y quinta enmienda en 1869, en teoría se les garantizaba a los negros el derecho a la ciudadanía, así como a participar de la vida política.

Más allá de esto, hasta mediados del siglo XX la segregación racial seguía siendo una realidad. Los cargos públicos y directivos seguían estando reservados para la gente blanca, y la interacción social entre ambos segmentos causaba recelo. Muchos bienes y servicios eran exclusivos para blancos. Espacios públicos como restaurantes, cines, autobuses, escuelas, hospitales y hasta gimnasios, tenían áreas, e incluso locales especiales para cada grupo. Las personas de color ni siquiera estaban en la facultad de poder adquirir propiedades. “En este país segregado, evidentemente, aunque en el discurso oficial se suponía que todos tenían los mismos derechos, era claro que en la práctica los que tenían plenos derechos eran los blancos”, así lo asegura el historiador Jaime Pulgar Vidal.

La aparición de referentes

Durante la década de 1950, surgieron en el país personajes ilustres que impulsaron el movimiento en favor de los derechos de los afroamericanos. El abogado Thurgood Marshall, trascendió en esta lucha presidiendo la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, un equipo jurídico con el que durante dicha década, denunció numerosos casos de agravio contra ciudadanos de color. Según un estudio del Instituto Latinoamericano de Economía, Sociedad y Política, el mencionado grupo logró ganarle 29 de 32 casos a la Corte Suprema de Estados Unidos. Dichos encauzamientos fueron fundamentales para hacer que por ejemplo, se prohibiera la segregación en el ámbito escolar en 1954.

Fue en la mencionada década que además, aparecieron dos figuras que hasta el día de hoy son las más reconocidas a la hora de hablar del activismo afroamericano: Martin Luther King y Malcolm X. La presencia de ambos fue en su momento algo oportuno pero controversial al mismo tiempo, pues si bien ambos lideraban por la sublevación, no concordaban en los medios y en el fin.

Vías distintas

Luther King por su parte, daba fe de que el camino era el pacifismo. Esto debido a su crianza religiosa, por la que además llegó a ser pastor de la Iglesia Bautista. A pesar de los constantes ataques que recibía de los blancos, insistía en que la convivencia con estos era esencial en la pelea por la igualdad. Nació en el estado sureño de Georgia, en una familia de clase media acomodada, y ahí heredó el activismo de su homónimo padre. Para 1956, con 26 años, ya contaba con un bachillerato en sociología y un doctorado en teología.

Mientras tanto, si bien Malcolm X también fue sacerdote, priorizaba expresiones más radicales y violentas. Su historia era distinta, pues durante su niñez en los 30’s, su padre fue asesinado y su casa incendiada por miembros del Ku Klux Klan. Durante su juventud en los 40’s, se incluyó en actividades delictivas que le costaron el encarcelamiento en 1946.

En la prisión se unió a la Nación del Islam, grupo extremista que proponía la creación de una patria negra apartada de los blancos. “Malcolm X termina siendo seducido por los musulmanes, e integra este movimiento del que formaron parte varios afroestadounidenses, como lo fue el caso de Muhammad Ali por ejemplo”, destaca Pulgar Vidal.

Se encontraron en el camino

Para principios de los 60’s, King abogaba por conseguir la igualdad, mientras que Malcolm más bien fomentaba la idea de que los negros debían buscar su empoderamiento a través de la auto defensa, y manteniéndose distantes de la cultura blanca. Ambos eran líderes y oradores excelsos, por lo que fundaron y dirigieron por cuenta propia, grupos que a través de protestas colectivas promovieron su causa. Malcolm en sus últimos años moderó sus posturas con organizaciones que predicaban un islam menos violento, e incluso llegó a encontrarse con King.

Esto se dio el 26 de marzo de 1964, en el Senado de Estados Unidos, mientras se debatía la Ley de los Derechos Civiles. Si bien Malcolm públicamente se había mostrado opuesto a las formas de King, declaró que haría lo posible por colaborar con los grupos de integración que seguían su doctrina, pues había puntos en común que los hacían convergir en la causa.

La mencionada ley fue firmada por el presidente Lyndon Johnson el 2 de julio de ese mismo año, e implicaba la sanción a cualquier acto de discriminación racial en el país. Posteriormente en 1965, se aprobó la Ley de Derecho al Voto.

Foto: Wikimedia Commons

A pesar de esto, prosiguieron ciertos casos de abuso policial hacía los negros, y en febrero de 1965, tres integrantes de la Nación del Islam asesinaron a Malcolm X por no concordar con los nuevos ideales que proponía alrededor del islamismo. King durante los próximos tres años siguió con su activismo, que cada vez se inclinó más hacia el lado radical de Malcolm con el que regularmente discrepaba. Por ello, el simbólico encuentro ideológico que finalmente se podría decir que tuvieron.

Al igual que su colega, el 4 de abril de 1968, Martin Luther King fue asesinado por un grupo de supremacistas blancos ¿Lo curioso? Tanto él como Malcolm X fallecieron a los 39 años. Fue el epílogo de ambos activistas, pero no la de la lucha por la que perseveraron y que les costó la vida. La contienda por la eliminación de la segregación sigue presente hasta el día de hoy, y el panorama social provocado por la muerte de George Floyd da crédito de ello.

Te invitamos a escuchar este podcast en el que desarrollamos más detalles acerca del tema, y la repercusión que ha tenido hasta la actualidad.

 

Asimismo, te invitamos a darle un repaso a esta cronología que resume los hitos más importantes del desenvolvimiento de la lucha afroamericana.