Alto en peruanidad

Gastronomia

Escribe: Jesús Orna 

 

Octubre. Mes morado, mes de los temblores, mes de los milagros… pero para nosotros es el mes de los turrones. Este delicioso postre nos endulza la primavera de cada año con sus palos de harina, caramelos y miel, desplazando incluso al Suspiro a la limeña, a los Picarones y al Arroz con leche como los postres banderas de nuestro país. Punto Seguido te contará más sobre el famoso turrón de Doña Pepa ¿Por qué se llama así? ¿Qué relación tiene con el Señor de los milagros? ¿Qué turronerías son las más recomendables?

 

El origen

La historia nos presenta a Josefa Marmanillo, más conocida como Doña Pepa, originaria de Cañete y excelente cocinera quien fue autora de la receta del turrón que se consume, principalmente, en este mes. Ella padecía de parálisis en las articulaciones, que impedía que pueda realizar sus actividades domésticas y personales. Ante este problema de salud, se encomendó al Señor de los milagros para que la pueda sanar de su mal, y él se lo concedió y la curó de los dolores de su cuerpo. Josefa quería ofrecerle un presente como muestra de su agradecimiento y decidió hacerlo con este nuevo dulce, preparada por ella. Así, que a la siguiente salida de la divina imagen llevó su turrón y se lo ofreció a los feligreses como muestra de su agradecimiento al Señor de los milagros. Desde aquella vez, se fue propagando el turrón de Josefa que lo bautizaron como: “Turrón de Doña Pepa”. Ahora, hay decenas de empresas que se dedican a la venta del turrón originario de la señora Marmanillo.

 

Conoce sus irresistibles secretos

 

 

Tres lugares “seguros” para disfrutarlo

 

En esta oportunidad compararemos tres lugares donde comprar estos dulces limeños. Al ser un postre emblemático, es necesario saber dónde comprarlos para disfrutar de forma segura y con cómodos precios de su exquisito sabor:

 

Pastelería San Martín (Nicolás de Piérola 987-991)

Desde hace más de 90 años endulza el paladar de las personas que visitan la histórica Plaza San Martín. En una esquina de la plaza está ubicada en un amplio local donde el turrón te recibe al lado de la entrada.

La textura es una de las más suaves de la ciudad y a pesar de no tener mucho caramelo, respeta un sabor de antaño donde lo interior es el protagonista del sabor.

 

 

Turrones Isabel Hija (Jirón Chancay 448, Cercado de Lima)

Otro ejemplo de tradición en el cercado. Existen dos versiones: Sin caramelo y con caramelo; sin duda, la última es la mejor para una primera impresión..

Se caracteriza por presentarse con miel de membrillo, fresa, naranja y melocotón. Sin embargo, muchos comensales aseguran que es la versión menos empalagosa de este postre

 

 

Pastelería Ítalo (Jr. Salaverry 501, Magdalena)

Recientemente de aniversario, es el único de los tres que no se encuentra en el cercado; sin embargo, también goza de gran concurrencia.

Elabora productos con harinas de cultivo ecológico aplicando tecnologías modernas para obtener un producto artesanal exclusivo. Un mensaje dentro de un caramelo en cada porción, cual “galleta de la fortuna”, le da el toque de identidad mientras que la miel es bien dulce, a diferencia de las anteriores.