Los domingos de inmovilización y su impacto económico en los restaurantes

Covid19Cuarentena

Restaurantes de Lima sufren pérdidas económicas durante el domingo, día en el cual perciben mayor demanda.

La saturación del servicio delivery fue otro de los problemas durante los domingos de inmovilización. Foto: Andina

Escribe: Natalia Ortiz  

El retorno de la inmovilización obligatoria durante los domingos generó que las ventas en los restaurantes disminuyan a pesar de que el servicio delivery se encuentra operativo. Una de las principales razones de los bajos ingresos fue el colapso por la saturación de los pedidos a domicilio al ser un día con gran demanda.

Desde que el presidente Martin Vizcarra decretó el pasado 12 de agosto el confinamiento en los domingos, varios negocios se vieron perjudicados. “El pasado domingo los restaurantes registraron una caída del 50% en sus ventas”, manifestó el presidente de la Asociación de Restaurantes del Perú-ARPE, Juan Carlos Verme. Por eso, Punto Seguido recopiló el testimonio de diferentes locales de venta de comida que fueron afectados parcialmente.

En el distrito de Jesús María, la cevichería “Evita”, conocida por ganar el premio al mejor ceviche del mercado San José, viene atendiendo de forma presencial en su local de San Borja y los domingos vía delivery bajo permisos del estado. “Días de semana el negocio ha bajado un 70%, pero los domingos para nosotros era la salvación. La gente esperaba los fines de semana para darse su gusto y ahora con esta medida los costos han bajado un 40%, nuestros clientes tienen miedo.”, manifestó Irene Puchuri, dueña del restaurante.

Por otro lado, en la Av. Pacasmayo – Callao, se encuentra el restaurante “D’KAZA”, un negocio que aún sigue funcionando “gracias a la clientela fiel”; sin embargo, este restaurante solo atiende con el método de recojo en tienda. “El domingo es un día menos de ingreso, porque los fines de semanas son los días más movidos, pero hay algo que tenemos que agradecer en D’KAZA, porque podemos tener buenos días un lunes, un martes, es bien variado”, indicó César Peralta, administrador del negocio familiar.

No muy lejos, en el distrito de Independencia el restaurante “Así es mi tierra” se encuentra imposibilitado de avanzar como negocio debido a que el dueño está hospitalizado por COVID-19. A ello se le suma los bajos ingresos que tiene los domingos. “Esta facilidad que ha dado el estado puede ayudar pero a los negocios que ya han pensado en eso, pero nosotros estamos haciendo algo nuevo. (…) Hay más pedidos y se necesitan más manos para hacer el delivery”, comentó Diana Saldarich quien administra el negocio por la ausencia del dueño, su padre.

Cabe señalar que según el ejecutivo, las medidas impuestas se evalúan semana tras semana, la inmovilización de los domingos seguirá hasta que el mandatario indique lo contrario. Los únicos que pueden circular por las calles de la ciudad son las personas que realicen actividades económicas en restaurantes y farmacias con el servicio delivery.